Trump en Miami, Clinton en La Habana

Con la elección presidencial de este martes, no solo se juega el destino de Estados Unidos. Su resultado repercutirá también en el futuro de la Isla. Eso lo saben muy bien los cubanos de ambas orillas. En Miami, la ciudad del sur de Florida que los exiliados han convertido en su capital desde los sesenta, la comunidad cubanoamericana acudió a las urnas desde muy temprano a ejercer su derecho de voto.

Jorge Guillarte, un cubanoamericano de 30 años, se muestra inconforme con Donald Trump y Hillary Clinton. Según explica, aunque va a votar, prefiere hacerlo por los candidatos locales y usar su voto para cosas que cambien a su comunidad. "Si tuviéramos una candidata como Michelle Obama, votaría por ella", agrega.

"Soy republicano, soy cubano, defendemos los derechos y la libertad. Queremos que se vayan los Clinton y que llegue Trump para vivir un poco mejor, con paz y seguridad, con más trabajo y más prosperidad para el pueblo americano", dice a 14ymedio Enrique de la Cruz, un expreso político cubano.

El magnate neoyorquino prometió mano dura con el Gobierno de Raúl Castro si llegara al poder. En un intento por ganarse el voto cubano, tradicionalmente republicano, pero desgastado entre los más jóvenes, Trump prometió revertir la apertura hacia La Habana que ha mantenido el presidente Barack Obama.

"Soy republicano, soy cubano, defendemos los derechos y la libertad. Queremos que se vayan los Clinton y que llegue Trump", dice un expreso político cubano en el exilio

"Estados Unidos no debe proteger al régimen cubano ni económica ni políticamente como ha hecho Obama y como planea hacerlo Hillary Clinton. Ellos no saben cómo hacer un buen acuerdo. Ella sería tan mala como él, si no peor", dijo Trump a los excombatientes cubanos de Bahía de Cochinos en un acto de campaña en la sede de la Brigada 2506.

Otros, sin embargo, apuestan por la opción demócrata. Tal es el caso de Ventura Soto, un cubano jubilado que nació en el territorio que hoy corresponde a la provincia de Granma.

Soto explica que acude a votar para apoyar a todo el que sea demócrata. "Empezando por Patrick (Murphy) y terminando por el contrincante de (el senador Marco) Rubio que es trigueño", dice.

Apuesta por la continuidad, según él, ante un discurso "racista" del candidato republicano. "Él no nos quiere a nosotros", afirma.

Ileana Cabrera, otra cubana que lleva 22 años exiliada, está preocupada. "Nosotros los cubanos hemos vivido monstruosidades en nuestro país, por eso cuesta mucho trabajo creer que en este país tan hermoso que nos ha aceptado haya problemas políticos tan serios como los que estamos enfrentando", agrega. "Tenemos que unirnos, porque a los cubanos nos dividieron".

En Cuba, las opiniones parecen estar marcadas por el influjo que dejó la visita del presidente Obama en marzo pasado. Vicenta, una vendedora de artesanías en La Habana Vieja, considera que la mejor opción para presidir EE UU es Hillary Clinton, porque le parece "más justa" y "mejor persona". Antonio, un jubilado, comparte esta opinión y, aunque no recuerda el nombre de la candidata demócrata, le augura la victoria.

A pesar del escaso acceso a la red en la Isla, Antonio asegura que a juzgar "por internet, ella" será la ganadora.

Un joven estudiante de segundo año en la facultad de Matemáticas de la Universidad de La Habana opinó también a favor de Clinton y valoró su victoria como una salida "preferible", agregando que sería "dentro de lo negativo, lo mejor".

Solo uno de los entrevistados daba a Trump como posible ganador "por el dinero que tiene, es el que va a salir".

En la mañana de este martes, la comentarista de temas internacionales de la Televisión Nacional, Cristina Escobar, sin aventurar vaticinios sobre el posible ganador, se concentró en exponer los escenarios para Cuba en cada caso.

La periodista explicó la inestable posición del magnate inmobiliario en relación con Cuba, quien se ha mostrado proclive a abrir negocios en la Isla, a la par que se reúne con expedicionarios de la Brigada 2506. El candidato republicano también ha prometido revertir la normalización diplomática impulsada por Obama, apuntó.

Sobre la exprimera dama, Escobar pronosticó que mantendrá los pasos hacia el deshielo dados por la actual Administración. No obstante, aclaró que Obama tomó el tema de Cuba como parte importante de "su legado", pero Clinton no parece darle tanta importancia.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5