La salud de los huelguistas de hambre empeora

Varios activistas de la Unpacu en huelga de hambre fueron atendidos la pasada semana de las secuelas causadas por la protesta. (Twitter)
Varios activistas de la Unpacu en huelga de hambre fueron atendidos la pasada semana de las secuelas causadas por la protesta. (Twitter)

El estado de salud de varios activistas de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) en huelga de hambre empeora, según informó vía telefónica a este diario Julio Cuesta, miembro de la organización. Ocho disidentes se mantienen sin ingerir alimentos, entre ellos el líder juvenil Carlos Amel Oliva, quien permanece hospitalizado desde la tarde de este viernes.

Oliva alcanza este martes los 28 días en huelga de hambre y, desde el viernes, también se ha negado a tomar agua. "Se encuentra muy débil y con sangramiento digestivo", asegura Cuesta. En estos momentos, el disidente está ingresado en la sala E 3 del hospital Juan Bruno Zayas de la ciudad de Santiago de Cuba, donde recibe sueros de hidratación por vía intravenosa. Los amigos y familiares pueden visitarlo hasta cuatro veces por semana, un cambio inesperado en la política de visitas del hospital, que hasta este viernes permitía que fueran diarias

Los otros activistas que se mantienen en huelga de hambre son Maikel Mediaceja Ramos, Zulma López Saldaña, Oria Josefa Casanova Romero, Rubén Alvarado Reyes, Laudelino Rodríguez Mendoza, Alexander Martínez Rizo y Carlos Infante Rodríguez. Este último realiza la protesta desde la prisión correccional de Las Tunas, detalló Cuesta.

Ni las autoridades ni la Iglesia católica han contactado hasta la fecha con Carlos Amel Oliva

Carlos Amel Oliva fue el primero de los activistas de la Unpacu en declararse en huelga de hambre el pasado 13 de julio después de que agentes de la policía y la seguridad del Estado le incautaran objetos personales como ordenadores, teléfonos móviles y discos duros.

Cuesta confirmó a 14ymedio que, hasta el momento, las autoridades policiales "no han hecho contacto con Carlos Amel para devolverle sus pertenencias". Tampoco ha recibido ninguna visita de la jerarquía de la Iglesia católica del oriente del país, aunque por la sede de la Unpacu "han pasado pastores evangélicos".

"De la embajada de Estados Unidos en La Habana sí han llamado cada día para conocer el estado de salud de los huelguistas, y están muy preocupados", apunta el activista.

La esposa de Oliva, Katerine Mojena, ha confirmado esta semana que el opositor no detendrá la huelga de hambre "hasta que el Gobierno no le devuelva sus pertenencias".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 33