3.522 indultos para tapar la triste realidad del país

Mapa de cárceles en Cuba elaborado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.
Mapa de cárceles en Cuba elaborado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

El indulto de 3.522 presos comunes en Cuba es una excelente noticia, sobre todo para sus familiares. A principio de julio de este año ocurrió algo similar cuando el papa visitó Bolivia, Ecuador y Paraguay. En los dos primeros países, los Gobiernos tuvieron también un gesto hacia los encarcelados, pero no fue de esa amplitud. En Ecuador se beneficiaron de la medida 24 reclusos; en Bolivia no hubo indultos sino que se logró que cientos de los más de 5.000 presos de la cárcel más poblada del país, Palmasola, recibieran por fin sentencia judicial y que les visitara el papa en su recorrido por el país.

Ecuador tiene más de 16 millones de habitantes, una población penal de 21.000 reclusos y 24 centros penitenciarios. En Cuba, por una población de 11 millones de habitantes, existen al menos 200 cárceles y la población penal está estimada en 70.000 presos. Parece que la elevada cifra de indultos se debe también a la sobrepoblación penal de la Isla.

El Gobierno cubano ha dado un "golpe de efecto positivo" en política internacional, sobre todo hacia aquellos países e instituciones que necesitan gestos de La Habana para poder darle su apoyo. Para un observador curioso, las cifras de indultados plantean otros cuestionamientos detrás del anuncio.

En Bolivia, Ecuador y Paraguay no hay presos políticos, pues las manifestaciones públicas en la calle, la libertad de asociación, de movimiento y de expresión están garantizadas. No es el caso en Cuba, donde los que disienten sufren largas penas de cárcel, golpizas y lapidaciones morales en la televisión cubana.

El código penal cubano, semejante al soviético de los años 30 y quizás al norcoreano, castiga la salida "ilegal" del país, el desacato (resistirse al arresto sin orden de detención) o la llamada "peligrosidad predelictiva", esa aberrante figura penal que se aplica a delitos no cometidos. Sigue vigente, además, la ley mordaza (Ley 88), que penaliza el solo hecho de hablar en contra del Gobierno o de publicar en la prensa internacional (así ocurrió en la Primavera Negra de 2003 cuando 75 personas fueron condenadas a penas de 20 y 25 años de prisión). Ninguna de estas figuras penales existe en Bolivia, Paraguay y Ecuador, aunque sí existe censura contra la prensa no gubernamental.

En la Cuba que visitará el papa Francisco hay todavía unos 60 presos políticos, según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), y el activismo cívico y político está prohibido. El indulto de los 3.522 prisioneros intentará tapar esta triste realidad.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4