Lo que nos queda por vivir

Portada del 18 de diciembre del Granma. (14ymedio)
Portada del 18 de diciembre de 'Granma'. (14ymedio)

La verdad oficial, expresada en los medios propiedad del Partido Comunista es inequívoca: lo más importante que ocurrió el 17 de diciembre de este 2014 fue que regresaron al país los tres miembros de la inteligencia cubana que guardaban prisión en Estados Unidos. Pero todo aquel que tuvo la paciencia de esperar a que se distribuyera el Granma, que empezó a venderse en los estanquillos a partir de las 11 de la mañana, todo aquel que leyó –sin dar crédito a lo que leía– el brillante discurso de Barack Obama sabe que lo más importante está por ocurrir.

La televisión le dedicó un espacio privilegiado a las imágenes del regreso a Cuba de los tres que faltaban; un entusiasta grupo de jóvenes, estudiantes del Instituto de Relaciones Internacionales, salió a la calle, bandera en mano, a celebrar la victoria; hicieron públicas las entrevistas de todo aquel que decía que Fidel no se había equivocado, que no habíamos hecho una sola concesión; pero la alegría compartida venía de otra parte, quizás de ese mismo recóndito lugar de las conciencias donde nace el escepticismo.

Lo más importante está por ocurrir el próximo domingo, cuando las Damas de Blanco desfilen en paz sin ser atemorizadas, humilladas o detenidas, cuando el lunes Guillermo Fariñas se reúna con su equipo sin que impidan a sus miembros acudir a la cita, cuando Antonio González Rodiles vuelva a ver su casa llena de participantes en el Estado de Sats sin que haya que jugarse una golpiza en el intento, cuando este diario digital pueda acreditarse sin susto a la conferencia de un ministro y nuestros lectores no tengan que saltarse la censura acudiendo a un proxy anónimo. O no. Y entonces el fracaso del diálogo tendrá un solo culpable.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 53