Cebollinos, buen sabor y mejor salud

El cebollino contiene grandes cantidades de vitamina C, ácido fólico y potasio. (14ymedio)
El cebollino contiene grandes cantidades de vitamina C, ácido fólico y potasio. (14ymedio)

El cebollino forma parte de la familia de las cebollas y el ajo (en inglés se conoce como chives), crece de pequeños bulbos y tiene una larga historia de usos culinarios y medicinales. Es de fácil cultivo, incluso se puede hacer en macetas dentro del propio hogar.

Hoy día, sabemos que el cebollino y sus flores contienen grandes cantidades de vitamina C, ácido fólico y potasio. Su sabor penetrante y aromático proviene de su alta concentración de compuestos azufrados y aceites esenciales, que son los que proporcionan sus cualidades curativas. El cebollino calma las molestias estomacales, protege contra las enfermedades del corazón e infartos, y puede ayudar al cuerpo a combatir las bacterias que causan infecciones. Además, esta hierba puede aumentar la capacidad del cuerpo para digerir las grasas.

Las propiedades medicinales de este vegetal son tan variadas como sus usos en la cocina. Sirve como estimulante del apetito, por lo que es recomendable acostumbrar a los niños a su consumo desde edades tempranas. Se usa igualmente para aliviar molestias estomacales, despejar la nariz obstruida, reducir la flatulencia y prevenir el mal aliento. También posee propiedades diuréticas.

El cebollino es valorado por su alto contenido de potasio, que es bueno para el corazón, el calcio, que fortalece los huesos, y el hierro para la sangre. A diferencia de otras plantas de la familia de la cebolla, contiene altas cantidades de ácido fólico (una vitamina B), vitamina A y vitamina C.

Una forma recomendable de consumo es añadirlo a todo tipo de platos elaborando sal de cebollino de la siguiente manera:

Primero, agregue un poco de sal a un grupo de cebollinos. Luego hornéelos o tuéstelos en una sartén para secar sus hojas. Cuando se enfríen, enváselos en un frasco de cristal herméticamente cerrado y consérvelo en la parte baja del refrigerador.

Cuando lo use como complemento o adorno de sus ensaladas, sopas y arroces, lávelos bien y escúrralos, nunca los cocine, ya que pierden propiedades: deben consumirse crudos.

No descarte las flores. Esas bellas y pequeñas florecillas color violeta, tienen un sabor más suave que las hojas y agregan un toque decorativo a las ensaladas. Si desea conservarlas para un posterior consumo, guarde en un pomo de aceite vegetal unas cuantas flores de cebollino. Después de una semana aproximadamente, el aceite deberá tornarse lila y adquirir su fragancia. Úselo en ensaladas o para cocinar. Manténgalo refrigerado.

También puede preparar una rica pasta para untar en rodajas de pan tostado o galletas de soda usando el cebollino fresco, bien cortado, para mezclar con queso crema previamente batido.

En nuestros agromercados, el mazo de cebollinos oscila entre 7 y 10 CUP, dependiendo del grosor. Este producto, aparentemente barato si lo comparamos con el salario diario de un cubano, es casi inaccesible para un ciudadano de a pie.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2