Díaz-Canel, en busca del oxígeno perdido en Cuba

El presidente se pasea una vez más por la planta de La Habana, que volverá a la actividad previsiblemente este fin de semana

"¿Qué día estaríamos produciendo?", dijo Díaz-Canel en lo que cabe esperar que fuera una pregunta retórica. (Granma)
"¿Qué día estaríamos produciendo?", dijo Díaz-Canel en lo que cabe esperar que fuera una pregunta retórica. (Granma)

El presidente Miguel Díaz-Canel volvió este miércoles a la mayor planta de oxígeno del país, en La Habana, cuya rotura desencadenó la grave crisis de un gas imprescindible en este momento en Cuba. La anterior visita a esa fábrica de Oxicuba la había realizado hace apenas cinco días, el viernes 27, y otros once antes, el lunes 16, se paseó por la factoría del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), situada en la Base Aérea de San Antonio de los Baños.

Todos esos paseos son parte de una maquinaria propagandística dirigida a transmitir tranquilidad a una población alarmada por la falta de uno de los productos más elementales para garantizar la vida de los enfermos graves de covid-19, que en estos momentos ya son demasiados miles.

"¿Hasta ahora todo ha ido bien?", preguntaba el dirigente, según Granma, a pie de maquinaria a los técnicos que ajustan las piezas de la reparación

"¿Hasta ahora todo ha ido bien?", preguntaba el dirigente, según Granma, a pie de maquinaria a los técnicos que ajustan las piezas de la reparación. La rotura se dio a conocer el pasado 15 de agosto, cuando, previsiblemente, llevaba ya demasiados días paralizando la planta.

Las autoridades contuvieron la noticia de lo que era un secreto a voces hasta poder ofrecer, casi al mismo tiempo, las soluciones. Apenas 24 horas después de reconocer el problema con el suministro, el Ejército y los rusos ya estaban ampliando la capacidad de producción de oxígeno, insuficiente en todo caso.

Guillermo Méndez, ingeniero de la planta, aseguró a Díaz-Canel que el viernes a primera hora de la mañana del sábado se hará la puesta en marcha, lo que permitirá recuperar una buena cantidad del gas medicinal. Esa fue la única noticia en una visita que, si ya estaba concebida como escenificación, la narración del diario del Partido termina por ridiculizar.

"¿Qué día estaríamos produciendo?", dijo Díaz-Canel en lo que cabe esperar que fuera una pregunta retórica. "Lo más complejo es armar la máquina y lograr todos los ajustes que lleva", le respondió el ingeniero, que ilustró al mandatario sobre la experiencia de entenderse con los técnicos extranjeros -cabe suponer, aunque no se menciona- rusos.

"Entonces Méndez, desde una serenidad que pudo recordar a cualquiera la creatividad y la capacidad del cubano para encarar grandes desafíos, habló de idiomas, y fue más allá: 'la técnica es una, tiene un lenguaje parejo'", describe Granma.

El gerente general de la empresa, José Manuel Gámez Álvarez, dijo que se está solucionando la avería de "tiempo atrás" y que en cuanto finalice la reparación y se ponga en marcha la maquinaria, se acabará la diferencia entre la oferta y la demanda. "Se cubre toda la demanda, e incluso más", sostuvo.

Se desconoce la cantidad de oxígeno medicinal que necesita el sistema de salud, pero en un año normal, como fue 2015, se produjeron 31.612 millones de metros cúbicos, casi 11.000 millones más que el pasado año, cuando empezó la pandemia.

El tratamiento con oxígeno para pacientes con covid-19 demanda cantidades muy superiores a las que se precisan habitualmente. La mayoría de países del mundo han llegado a vivir escasez del gas y han necesitado incrementar exponencialmente sus reservas.

La planta de La Habana, que elabora el 95% del oxígeno medicinal de Cuba, se siente en disposición de cubrir las necesidades de la Isla, pero aunque ahora cuenta con el refuerzo de las fábricas de las Fuerzas Armadas

En España, la mayor compañía fabricante de este producto explicaba en abril de 2020 (cuando en el país las muertes rozaban el millar diario) que la demanda se había multiplicado por cuatro, por siete en Madrid (la región más afectada) y, en los peores días, por diez.

La planta de La Habana, que elabora el 95% del oxígeno medicinal de Cuba, se siente en disposición de cubrir las necesidades de la Isla, pero aunque ahora cuenta con el refuerzo de las fábricas de las Fuerzas Armadas la tarea se antoja complicada.

En la escena de ayer también estaban el primer ministro, Manuel Marrero, y el ministro de Industrias, Eloy Álvarez Martínez. La importancia de transmitir a la población que la dirigencia del país está encima del grave problema era máxima. Solo falló el comentario del ingeniero Méndez que, en una Isla que contiene la respiración, cometió el error de decir: "Estamos muy tranquilos".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9