Paran todos los trenes en la provincia cubana de Ciego de Ávila por falta de combustible

"Las disculpas no resuelven el problema del transporte, ya de por sí crítico", escribió un usuario indignado

El ferrocarril ha sido tradicionalmente el medio de transporte más popular en el interior de las provincias cubanas. (Ferrocarriles Ciego de Ávila. División Centro Este/Facebook)
El ferrocarril ha sido tradicionalmente el medio de transporte más popular en el interior de las provincias cubanas. (Ferrocarriles Ciego de Ávila. División Centro Este/Facebook)

"Temporalmente" todos los trenes "se anulan" en la provincia de Ciego de Ávila y sus rutas de Morón, Júcaro, Majagua, Limones Palmeros, ha anunciado la División Centro Este de los Ferrocarriles, este miércoles, a través de su página de Facebook.

Según la misma publicación la causa es "el déficit de combustibles", que también pondrá fin a la ruta entre Baraguá y Ciego de Ávila, que haría su último recorrido la mañana de este jueves.

"Ofrecemos disculpas por las molestias que esto puede ocasionar", escribió la entidad, pero la suspensión del servicio ferroviario no cayó en gracia a varios de los cibernautas. "Las disculpas no resuelven el problema del transporte, ya de por sí crítico, si le quitaran un poquito nada más de combustible a los grandes señores no tendrían que pedir disculpas", escribió Dagoberto Gascón en Facebook.

"El tren es una bola de hierro antigua, de asientos de palo bien incómodos, que cuando te metes allá adentro y llegas a donde tú vayas, la peste de óxido la tienes en la piel, y hace mucha bulla y se menea para todos lados", describe uno de los usuarios, quien reconoce que él y su familia evitan usar este tipo de transporte.

El ferrocarril ha sido tradicionalmente el medio de transporte más popular en el interior de las provincias cubanas pero la crisis que ha vivido el sector en las últimas décadas ha afectado significativamente su alcance, frecuencia de salidas y estado técnico de los vagones y locomotoras.

"El tren es una bola de hierro antigua, de asientos de palo bien incómodos, que cuando te metes allá adentro y llegas a donde tú vayas, la peste de óxido la tienes en la piel"

A finales de 2020 Rusia anunció que había suspendido el proyecto de modernización de los ferrocarriles cubanos "debido a las dificultades económicas y las restricciones de cuarentena en la Isla", según informó el director de la empresa estatal de ferrocarriles del país euroasiático (RZD), Serguéi Pávlov.

"Lamentablemente, hemos tenido que suspender nuestro proyecto de modernización integral de la infraestructura ferroviaria cubana debido a las dificultades económicas y las restricciones de cuarentena en la Isla, pero esperamos reanudar las obras después de que la situación se haya estabilizado", apuntó Gudok.

En octubre de 2019, RZD firmó con la Unión de Ferrocarriles de Cuba un convenio para modernizar toda la estructura ferroviaria nacional. Según el acuerdo, Rusia financiaba completamente el proyecto, valorado en 2.314 millones de dólares.

En una nueva crisis de combustibles en la Isla, en marzo de este año las autoridades empezaron a regular la venta en los servicentros Cupet. Primero se supo en Matanzas, donde se dispuso a vender solo 10 litros de gasolina y 20 de diésel en depósitos, mientras directamente en el tanque del automóvil, un máximo de 20 litros de gasolina y 40 de diésel.

El día siguiente, la regulación inició en La Habana sin previo aviso y empeoró, porque los Cupet anunciaron que solo venderían 20 litros de gasolina por vehículo y ya no en recipientes. La historia del diésel era diferente, simplemente no había.

A pesar de la prohibición, algunos servicentros hicieron caso omiso y vendieron gasolina en envases.

La restricción ocasionó largas filas de vehículos en los Cupet más grandes, como el de El Vedado habanero, donde a primeras horas de la mañana las filas eran de más de 10 cuadras.

"Lamentablemente, hemos tenido que suspender nuestro proyecto de modernización integral de la infraestructura ferroviaria cubana debido a las dificultades económicas"

Sin dar mayores explicaciones, las autoridades aseguraron que los límites a la venta no son consecuencia de un déficit de combustible en el país, "sino que responde al aseguramiento logístico para su distribución".

Asimismo explicaron que la estatal Transcupet, encargada del suministro a los establecimientos, trabaja actualmente con un 62% de sus vehículos, de manera que "deben darle prioridad al diésel que precisan los grupos electrógenos, en extremo necesarios en estos momentos a causa de la crisis energética temporal que sufre el país".

Dos días después de que comenzaran a proliferar en La Habana las colas en busca de combustible, el Grupo Temporal de Trabajo de la capital atribuyó la escasez al aumento del consumo de diésel por los grupos electrógenos a raíz de una avería en la termoeléctrica Antonio Guiteras de Matanzas, la mayor de Cuba.

El servicio ferroviario de Ciego de Ávila apenas había retornado en octubre del año pasado, luego de haberse detenido por la crisis de la pandemia del covid-19; de hecho, la ruta desde la comunidad Palmero Limones, en el municipio de Majagua, apenas se retomó el 10 de marzo de este año, según informó la agencia oficialista ACN después de una parálisis de seis años.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7