Suspenden el trabajo en empresas "no indispensables" para limitar los apagones en Cuba

El regreso de los cortes eléctricos es un temor de los cubanos desde hace meses

Las denuncias por apagones se han multiplicado en los últimos días en toda la Isla. (EFE)
Las denuncias por apagones se han multiplicado en los últimos días en toda la Isla. (EFE)

Tras cientos de denuncias en las redes sociales las autoridades cubanas anunciaron este viernes que los apagones eléctricos de los últimos días se deben a roturas en plantas de Matanzas y La Habana en las que se está trabajando.

Directivos del Ministerio de Energía y Minas dijeron en la Mesa Redonda televisiva que los apagones podrían incrementarse el fin de semana ante lo cual el Gobierno ha tomado medidas drásticas como detener el trabajo en empresas e instituciones "que no den servicios indispensables a la población".

Antes de ese programa, la explicación que daban desde la Unión Eléctrica de Cuba (UNE) era difusa. En la mañana del viernes, una operadora del número de atención al cliente explicó a este diario que "había afectación por una deficiencia en la demanda de poder para el servicio de electricidad". Cuando se le preguntó si es que falta petróleo para producir la corriente, colgó el teléfono.

"No es tanto un problema de combustible como de capacidad. Pero está prohibido dar a conocer esta información por lo sensible del tema"

"La empresa eléctrica no tiene capacidad para producir toda la electricidad que el país necesita", declaró anónimamente a el Nuevo Herald un ejecutivo de la entidad estatal. "No es tanto un problema de combustible como de capacidad. Pero está prohibido dar a conocer esta información por lo sensible del tema".

Las denuncias por apagones se han multiplicado en los últimos días en toda la Isla, sin que los medios oficiales traten el tema.

En Colón, en la provincia de Matanzas, en los últimos tres días los apagones intermitentes duran entre una y seis horas, de acuerdo a testimonios del lugar, y en ciudades como Cárdenas, Holguín, Santiago de Cuba y Pinar del Río también se han reportado cortes de electricidad. 

"Los apagones intermitentes van a seguir. Son apagones salteados, no programados", declaró otra fuente al Herald .

Mientras tanto, los ciudadanos han seguido dando a conocer las interrupciones del servicio eléctrico a través de redes sociales con el hashtag #reportoApagonCuba.

"Así las cosas en Matanzas. Miércoles: 2 - 4 pm. Jueves: 12- 4 pm. Viernes: 9 y contando", se quejaba este viernes el usuario @Jancelito99. Para entonces, los reclamos llevaban varias jornadas. El pasado 12 de mayo, @PedroPerezCuban tuiteaba: "Dicen que hay déficit de generación por combustible. Y todavía no hemos entrado al verano. Parece que es sólo un trailer de la película que nos van a regalar. #AbajoLaDictadura ".

En Mayarí, Holguín, el reportero independiente Osmel Ramírez Álvarez aseguró que solo puede comer mango: "¡Almuerzo de apagón! Llevan tres días quitando la electricidad por varias horas. ¡Y aquí se cocina con equipos eléctricos!, porque todavía no venden gas licuado. Menos mal que estamos en tiempo de mango", escribió en su cuenta de Facebook.

Además de las graves afectaciones al bombeo de agua que provocan los cortes eléctricos, la cocción de alimentos también se ve severamente dañada, especialmente en las localidades que no reciben servicio de gas licuado o manufacturado. En  la mayoría de los pueblos y municipios rurales las familias dependen de los electrodomésticos para elaborar los alimentos.

"¡Almuerzo de apagón! Llevan tres días quitando la electricidad por varias horas. ¡Y aquí se cocina con equipos eléctricos!"

En Artemisa, tras las quejas de varios usuarios por las interrupciones del servicio eléctrico este viernes, la prensa local publicó que los apagones en esa provincia se debían "al déficit de generación y a dos termoeléctricas fuera de servicio, retiradas por el Despacho Nacional". Una funcionaria de la empresa eléctrica precisó que cuando ocurren estas interrupciones "es imposible notificar" a los clientes y que el servicio tarda entre 3 y 4 horas para ser restablecido. Sin embargo, en los comentarios de la información del medio oficial, muchos residentes denunciaron que los cortes están sucediendo desde hace varios días y duran hasta ocho horas.

El regreso de los apagones, de infausta memoria para quien vivió el llamado Período Especial en los años 90, es un temor de los cubanos desde hace meses, cuando comenzaron algunas interrupciones en el servicio, justo al principio de la pandemia de covid-19.

Entonces, la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía convocó la campaña "Ahorra ahora" ante el "incremento descomunal de la demanda y el consumo". Con el confinamiento, la primera quincena de abril de 2020, se disparó el uso de aparatos de aire acondicionado, ventiladores y otros electrodomésticos. "Todo ese alto consumo provoca averías perfectamente evitables si la población adopta conciencia de la efectividad de usar de manera racional la energía", justificó esos días el director de la Empresa Eléctrica de La Habana.

Meses antes, la escasez de combustible había provocado una reducción del transporte público y de la jornada de trabajo en muchas oficinas estatales, además de problemas de suministro en las gasolineras.

La pandemia ha hundido más las finanzas del país, que ya arrastraba problemas por su ineficiente sistema económico y la retirada de ayudas de su aliado venezolano. La empresa eléctrica reconoció a finales del año pasado que "no ha podido garantizar la producción de paneles fotovoltaicos para poner a disposición de la red de comercio minorista en la venta a la población".

Ante la subida de la tarifa eléctrica aumentaron los reclamos para introducir al país sistemas de generación eléctrica a partir de la energía solar y eólica, que actualmente no se comercializan para el sector residencial ni por cuenta propia. A mediados de marzo pasado directivos de la Aduana y la UNE anunciaron una pronta "eliminación de los aranceles", sin embargo, la empresa eléctrica señaló que es la Aduana la responsable de las actuales limitaciones.

El Gobierno pretende cambiar su matriz energética para el año 2030 con la intención de que el 2% de la energía de la Isla provenga de fuentes renovables

Según datos oficiales, el 95% de los kilowatts hora que necesita el país se producen con combustibles fósiles. Además, más de la mitad del combustible empleado para la generación de electricidad es importarlo, "a precios que tienen incluidos valores de primas impuestas por los suministradores para resarcirse del posible riesgo de ser sancionados debido a la aplicación de las leyes estadounidenses del bloqueo a Cuba, a lo cual se suman los costos de los fletes y seguros", dijo en una Mesa Redonda el ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz. 

El Gobierno pretende cambiar su matriz energética para el año 2030 con la intención de que el 2% de la energía de la Isla (alrededor de 2.300 megavatios) provenga de fuentes renovables, fundamentalmente de centrales bioeléctricas y parques solares.

El 50% de la electricidad producida en la Isla proviene de las ocho termoeléctricas que tiene en funcionamiento y que son alimentadas con el petróleo subsidiado que envía Venezuela. Los envíos del país sudamericano se han desplomado en el último lustro a raíz de la severa crisis económica que vive esa nación lo que ha obligado a La Habana a buscar suministradores alternativos a precios de mercado, ya que su producción propia apenas cubre el 40% de la demanda interna.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 22