Cuba vive una crisis sanitaria total y echa mano de la Brigada Henry Reeve en Matanzas

Las redes sociales se llenan de testimonios de pacientes y familiares que reclaman atención médica desesperada

Sanitarios de la Brigada Henry Reeve este martes, a su llegada a la provincia de Matanzas, epicentro del covid en Cuba. (TV Yumurí)
Sanitarios de la Brigada Henry Reeve este martes, a su llegada a la provincia de Matanzas, epicentro del covid en Cuba. (TV Yumurí)

"No hay medicinas, no hay respiratorios, no hay oxígeno, no hay antibióticos, la gente está muriendo en los pasillos", lamenta el pastor protestante Karel Pardo, residente en la ciudad de Cárdenas, en un audio difundido por mensajería instantánea. "Estamos en medio de una crisis total y este país no responde".

Ese grito desesperado, entre muchos otros, incluso de parte del personal sanitario, parece haber llegado por fin al oído de los dirigentes cubanos, que han decidido mandar a la provincia de Matanzas una de esas mismas brigadas médicas que comercializan en el resto del mundo.

Para enfrentar el dramático escenario, el Gobierno ha destinado a Matanzas a 200 médicos y enfermeros de la Brigada Henry Reeve, que desde marzo de 2020 ha sido enviada a una treintena de países para "ayudar" a combatir la pandemia (no sin polémica, como muestran los casos de Andorra, México o Sudáfrica).

Los primeros 36 sanitarios de esta "misión interna" llegaron este martes a la provincia, donde se unirán a los 370 estudiantes de 6º año de Medicina también movilizados para ayudar en los centros hospitalarios colapsados.

"En un momentico que yo entré allí y la revisé, no tenía puesto el oxígeno bien, no le estaba entrando el suero bien. Haz algo, haz algo y, si no, renuncia", reclaman a Díaz-Canel

Las redes sociales se han convertido estos días en el canal de pacientes y familiares que reclaman atención médica, la realización de un PCR o el traslado para una sala de terapia intensiva. Otros, tras sufrir la muerte de algún pariente, vuelcan sus reclamos a través de Facebook.

Es el caso de un joven, residente en Matanzas, que interpela en un breve video a Miguel Díaz-Canel poco después del fallecimiento de su madre en un centro de aislamiento, al que cataloga como un "antro de asesinato". El hombre asegura que tras cuatro días exigiendo la llegada de una ambulancia para trasladar a su madre a un hospital, la mujer murió.

El joven del video, identificado como Magdiel Matos, lamenta la muerte de su madre, Mabel Acosta, pastora oriunda de Guántanamo y miembro de la Convención Bautista Oriental de Cuba que -al momento de su muerte- ejercía su ministerio en Cárdenas, Matanzas. 

"En un momentico que yo entré allí y la revisé, no tenía puesto el oxígeno bien, no le estaba entrando el suero bien. Haz algo, haz algo y, si no, renuncia", reclama el joven al mandatario cubano. "Todo el que entra ahí sale muerto".

Otro testimonio desgarrador es el de Idario Martínez López, que reclama la muerte de su padre en San Antonio del Sur, Guantánamo. "Se murió de hambre porque estuvo tres o cuatro días en un cuerpo de guardia y no le dieron comida. "Están dejando morir a la gente. Queremos respuestas", enfatiza.

Uno de los testimonios más dramáticos muestra, este martes, la muerte de un hombre en un centro de aislamiento en Guantánamo. (Collage)
Uno de los testimonios más dramáticos muestra, este martes, la muerte de un hombre en un centro de aislamiento en Guantánamo. (Collage)

Esas protestas y la imparable degradación de la situación sanitaria empiezan a hacer mella en la soberbia oficial y en el discurso optimista centrado en la capacidad de Cuba de acabar con la pandemia gracias a sus vacunas y su inmejorable sistema de Salud.

El cambio de tono se reflejó en la intervención de Miguel Díaz-Canel este martes. "Ahora estamos en una situación realmente compleja de transmisión, donde los modelos, los datos, la información estadística y los análisis que de ella se realizan a partir del comportamiento de la enfermedad en las últimas semanas, van indicando que cada vez los niveles de transmisión se acercan más a las capacidades que tenemos creadas en el sistema de Salud para poder atender pacientes", reconoció el gobernante.

Uno de los videos más dramáticos mostraba, este martes, la muerte de un hombre en Guantánamo. En esta grabación, la gente señala entre gritos a un sanitario por no llevar mascarilla. "Aquí no hay ética ni moral", le increpan.

"He visto médicos salir de una guardia de respiratorio sin un minuto de descanso a una jornada de más de ocho horas de vacunación, donde todos los días son lunes"

Si esto pasa en esa provincia, donde los datos oficiales la enmarcan entre las de menor incidencia (166 casos de covid se reportan este miércoles), la situación en Matanzas, a la cabeza de los contagios (806 la última jornada), es peor que crítica.

En esta provincia, con 8.844 diagnosticados con el virus en los últimos 15 días, la incidencia ya está en 1.226 positivos por cada 100.000 habitantes, según los datos oficiales. El martes se reportaron 874 nuevos casos y un total de 6.502 ingresados.

Desde Cárdenas, Yisell Cutiño, psicóloga en el Policlínico Héroes del Moncada, publicó en sus redes un largo reclamo para que el Gobierno de Cuba pida ayuda: "a la OMS (Organización Mundial de la Salud), a la comunidad internacional, a los países amigos, a cualquiera que desee brindarla".

"La realidad es que no existen los medicamentos para tratar los diferentes síntomas que presentan los pacientes positivos de covid-19", asegura Cutiño, quien está siendo testigo de la desesperación en su centro. "He visto médicos llorar de dolor, de impotencia, de desgaste", relata. "He visto médicos salir de una guardia de respiratorio sin un minuto de descanso a una jornada de más de ocho horas de vacunación, donde todos los días son lunes". Esos sanitarios, cuenta la psicóloga, reciben una alimentación que "pasa de ser insuficiente a ser triste y degradante para enfrentar jornadas de trabajo donde duermen, los que pueden, dos horas".

Cutiño ha visto a esos sanitarios "sufrir mucho por decirle a los pacientes no tengo camas, no hay capacidad, se agotaron los PCR, no hay medicamentos, deben trasladarse por sus propios medios, no llega la ambulancia, su familiar ha fallecido".

"Mientras se continúe diciendo que todo está garantizado en cada entrevista, estamos negándonos nosotros mismos la posibilidad de por primera vez dejar entrar la SOLIDARIDAD (sic) que tanto hemos brindado", protesta.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 52