"El enemigo está en casa y la solución está en nuestras manos", clama un sacerdote cubano

"¿Para qué ha permitido Dios que esta dictadura durara más de 63 años, arrasando con los sueños de varias generaciones?", pregunta Alberto Reyes

Reyes explora las causas de los "sufrimientos profundos" que el pueblo cubano ha experimentado en las últimas décadas. (14ymedio)
Reyes explora las causas de los "sufrimientos profundos" que el pueblo cubano ha experimentado en las últimas décadas. (14ymedio)

El sacerdote católico camagüeyano Alberto Reyes Pías, una de las voces más críticas contra el Gobierno cubano, publicó este miércoles un mensaje implacable sobre la situación de la Isla. "¿Para qué ha permitido Dios que llegara el comunismo a la más próspera de las islas del Caribe?", cuestiona el cura en su texto, divulgado también como mensaje de voz en varias plataformas.

Reyes explora las causas de los "sufrimientos profundos" que el pueblo cubano ha experimentado en las últimas décadas, a los cuales atribuye una explicación trascendente: no se trata de un "sufrimiento inútil" sino que obedece a una oportunidad para que el cubano "entienda algo", "crezca" y su vida "sea diferente".

"¿Para qué ha permitido Dios no sólo que perdiéramos la libertad sino que esta dictadura durara más de 63 años, arrasando con los sueños de varias generaciones?", prosigue el clérigo, que señala varios aspectos alarmantes de la realidad de la Isla.

El mensaje hace referencia a las "personas valiosas [que] huyeron y abandonaron su tierra, muriendo incluso en el intento", mientras que la vida cotidiana de aquellos que permanecen en Cuba se ha convertido en un "calvario de precariedad, de angustia existencial, de necesidad agobiante".

Alude también a las protestas que han proliferado en Cuba desde el 11 de julio de 2021, incluyendo a las recientes manifestaciones en Nuevitas, en la provincia de Camagüey, donde nació Reyes y desarrolla su trabajo pastoral. Las protestas han acabado en "represión tan brutal y sádicamente sistemática", afirma el sacerdote, lo cual puede conducir a la "(falsa) sensación de que esta opresión es inamovible".

Como "el peor error de nuestra historia" califica la actitud de muchos cubanos al comienzo de la Revolución de 1959, cuando se cambió "el cuadro del Sagrado Corazón por el de los líderes de la hoz y el martillo", en alusión a la férrea campaña ateísta que barrió con símbolos religiosos y culturales en la Isla.

"¿Será que no hemos entendido que 'no hay patria sin virtud ni virtud con impiedad'", agrega, citando al sacerdote y patriota habanero Félix Varela, y "que la libertad no se mendiga sino que se conquista".

Reyes asegura que "a los que nos gobiernan no les importa nuestra vida, ni nuestros sueños, ni nuestro presente, ni nuestro futuro; que a los que nos han gobernado y nos gobiernan no les importa que mueran nuestros hijos, sea en Angola o en Matanzas", en cuya Base de Supertanqueros fallecieron 16 cubanos a principios de este mes, entre ellos varios jóvenes que pasaban su Servicio Militar.

De nada han valido las llamadas "a 'resistir y vencer', 'hacer más con menos' o convertirnos y reconvertirnos en un 'pueblo aguerrido'", en realidad "placebos" para que el cubano olvide "la esclavitud del presente".

En cuanto al anteproyecto del Código de las Familias, cuyo texto dio por aprobado y publicó en la Gaceta Oficial el Gobierno, sin esperar al referéndum programado para el 25 de septiembre, Reyes lamentó que en la "democracia" cubana "todo está, en realidad, ya decidido".

El enemigo no es externo, zanja el sacerdote, sino que "está en casa", y ha manejado el silencio del pueblo para "normalizar y perpetuar nuestra miseria", mientras se espera que un día "pase algo".

Denunció Reyes que "cuando nos ponemos dignos y luego de golpearnos nos dan pollo y champú, nos están tratando como a mascotas a las que hay que calmar para que estén tranquilas y obedezcan".

El sacerdote subrayó que sus opiniones son personales, y no institucionales. "Elucubraciones peregrinas", ironizó, "cuando de repente me da por eso de estar pensando".

Alberto Reyes ha sido uno de los actores eclesiales más acosados por la Seguridad del Estado a través de llamadas de advertencias, actos de repudio y amenazas de procesamiento judicial. En una entrevista concedida en julio a 14ymedio, el clérigo afirmó que el Gobierno cubano "ha demostrado con creces su incapacidad para construir una sociedad no sólo próspera, sino capaz de responder a las aspiraciones más elementales del ser humano".

"Somos un pueblo cansado y desgastado", dijo en aquella ocasión, "somos un pueblo al cual se le va la vida en la lucha por la supervivencia; somos un pueblo que ha aprendido a defenderse como puede y que sale a desfilar y aplaude con energía mientras prepara su emigración definitiva del país. Somos un pueblo sumergido en la miseria y la precariedad donde se hace cada vez más difícil cultivar los valores del espíritu. Y somos un pueblo que ya no cree en las promesas vacías que sus gobernantes insisten en repetir".

Reyes forma parte de un grupo de sacerdotes cada vez más activos en la esfera pública cubana, al cual también se integran Castor Álvarez, Jorge Luis Pérez Soto, Léster Zayas, Kenny Fernández y muchos otros miembros del clero y la comunidad de religiosas cubanas, como la superiora de las Hijas de la Caridad en Cuba, Nadieska Almeida.

En contraste con las duras declaraciones de Reyes y otros colegas suyos, la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba ha asumido una postura más bien moderada con respecto a la crisis y los pronunciamientos de sus miembros han sido individuales.

Durante una entrevista concedida a la emisora radial española Cope, el cardenal arzobispo de La Habana, Juan García, admitió que las relaciones con el Gobierno estaban "estancadas". "Deseamos hablar, pues no hemos tenido facilidades para conseguir lo que pedimos en un diálogo mayor", que atienda "a los problemas de la Iglesia y a las necesidades del pueblo", añadió.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16