Venezuela se queda sin el mendrugo de circo

Con la pérdida de la sede de la Serie del Caribe, el país pierde la oportunidad de cambiar el centro de los focos

Hasta hace apenas unos días, el alcalde de Barquisimeto explicaba en twitter cómo iban las obras de la ciudad a la espera de unos juegos que ya no se celebrarán allí. (@LuisJonasReyes)
Hasta hace apenas unos días, el alcalde de Barquisimeto explicaba en twitter cómo iban las obras de la ciudad a la espera de unos juegos que ya no se celebrarán allí. (@LuisJonasReyes)

En medios oficiales cubanos, las autoridades deportivas han apoyado el rechazo del Gobierno venezolano a la decisión de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) de retirar la sede de la Serie del Caribe 2019 a Barquisimeto debido a la crisis política que atraviesa el país.

No resulta sorpresivo, en realidad, pues ya en 2018 el país había perdido la oportunidad de organizar el evento, esa vez por problemas "financieros y sociales", y la sede le fue adjudicada a Guadalajara. Tampoco sorprende que los jefes bolivarianos protesten ahora con mayor vehemencia.

Uno solo tiene que recordar los Panamericanos de agosto de 1991 en La Habana, cuando ya el país se hundía en la más profunda crisis de su historia. La gente esperaba que se suspendieran, porque era evidente que lo peor estaba por venir y unos Juegos deportivos hemisféricos, lejos de resolver alguna carencia, seguramente lo agravarían todo. Como ocurrió.

Uno solo tiene que recordar los Panamericanos de agosto de 1991 en La Habana, cuando ya el país se hundía en la más profunda crisis de su historia

Igual que el Gobierno cubano entonces, el Ejecutivo chavista quería hacerse una buena foto, cambiar el centro de los focos y dar un mendrugo de circo cuando no puede darlo de pan. Así que echó un duro pulso para convencer a la CBPC de que mantuviera la sede de Barquisimeto, aunque peligrara la celebración del propio evento.

Los emisarios de Nicolás Maduro acusaron al Gobierno norteamericano de presionar para que las Grandes Ligas "torpedearan el torneo regional", aunque en Barquisimeto existieran las condiciones, estuviera garantizada la seguridad de los atletas y ya la estatal PDVSA hubiera hecho enormes gastos en la organización del encuentro.

"No es correcto politizar un evento como este", declaró Pedro Infante, ministro de Juventud y Deporte, y, en vista de que no fracasaba la Serie. "Desde el Gobierno bolivariano daremos todo el apoyo necesario a los campeones, para que participen en la cita donde se defina efectuarse". Pero la cosa no se quedará así.

El mismo joven ministro advirtió que actuará "legalmente en lo que corresponda" y otro vocero precisó que será tarea de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), en conjunto con PDVSA como principal patrocinador de este evento, "ejercer las acciones necesarias para resarcir los daños".

En definitiva, según estas autoridades, la suspensión fue un acto para crear "una matriz de opinión en contra de Venezuela" y sumarse "al golpe de Estado (...) dirigido desde el Gobierno de Estados Unidos"

En definitiva, según estas autoridades, la suspensión fue un acto para crear "una matriz de opinión en contra de Venezuela" y sumarse "al golpe de Estado (...) dirigido desde el Gobierno de Estados Unidos". Eso quiere decir que quienes apoyaron cambiar la sede "apoyan la intentona de golpe de Tstado".

Pero la decisión era irrevocable y comenzó la búsqueda de otro anfitrión. Se habló de México, de República Dominicana y Colombia. Por fin, resultó elegida la capital istmeña. Francisco Puello, el dominicano presidente de la CBPC, aseguró que esta edición 61, en vez de hundirse, amplió su alcance para fortalecerse. Y ahora, tras 58 años de ausencia, regresa a Panamá.

Ese país, fundador del certamen, permaneció en él desde 1949 a 1960 —cuando Fidel Castro prohibió el deporte profesional en Cuba— y fue su sede en 1952, 1956 y 1960. El panameño Carta Vieja Yankees ganó la edición de 1950 en Puerto Rico. Cuando se reinició la Serie en 1970, Panamá no regresó, aunque Cuba lo hizo en 2014.

Del 4 al 10 de febrero, competirán los Leñadores de Las Tunas de Cuba (campeones nacionales por primera vez), las Estrellas Orientales de República Dominicana (un equipo disminuido en comparación con otros años, quizás el primer rival de los cubanos), los Cangrejeros de Santurce de Puerto Rico (también decrecidos), los Charros de Jalisco (ganadores por primera vez de la Liga Mexicana del Pacífico), los Toros de Herrera de Panamá (muy débil conjunto) y los Cardenales de Lara de Venezuela (tras su quinto campeonato de la LVBP).

Al parecer, Cangrejeros, Cardenales y Toros formarán un grupo, y el otro, más fuerte, incluirá a Charros, Leñadores y Estrellas Orientales

Al parecer, Cangrejeros, Cardenales y Toros formarán un grupo, y el otro, más fuerte, incluirá a Charros, Leñadores y Estrellas Orientales. Se ha hecho habitual, sobre todo en los últimos años, que los peloteros de más nivel que ya han ganado en el evento no regresen a él con posterioridad, y esta vez no es la excepción.

Al inicio de la cita, Cuba solicitará, por tercera vez en el quinquenio, formar oficialmente parte de la CBPC y no asistir más en calidad de invitado. De cambiar por fin su estatus, entonces las autoridades cubanas podrían aspirar a la sede del torneo en 2020 o 2021, según expresó Higinio Vélez, de la Federación Cubana de Béisbol.

La irritación del Gobierno venezolano no cesa, mientras tanto, porque no consiguió siquiera dar el mendrugo de circo que sí dio Cuba en 1991 celebrando aquellos nefastos y olvidables Panamericanos, cuyas instalaciones se levantaron a un altísimo costo y hoy se pudren como las ruinas de un capricho abusivo.

En aquella época no existían las redes sociales y los cubanos no pudieron expresarse, pero hoy la situación es diferente y un torneo deportivo internacional está muy lejos de hallarse entre los principales anhelos de un venezolano. Como Cuba en 1991, los venezolanos hoy se hunden en la peor crisis de su historia.

________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7