Amelia Calzadilla, la desesperación ante un sistema agotado

"No estoy hablando de mi ideología política. ¿Alguna vez he dicho cuál es mi postura política? No. Mi postura política es ser madre"

Calzadilla hizo un detallado recorrido por las penurias que tenía que enfrentar cada día para alimentar a sus tres hijos. (Captura)
Calzadilla hizo un detallado recorrido por las penurias que tenía que enfrentar cada día para alimentar a sus tres hijos. (Captura)

El pasado junio, Amelia Calzadilla, residente en La Habana y licenciada en Lengua Inglesa, se puso delante de una cámara y, en una directa de Facebook, comenzó quejándose de la alta factura de la electricidad que tenía que pagar en su casa (más de 6.000 pesos) a raíz de que las autoridades cambiaran las tarifas. El mensaje, dirigido al ministro de Energía y Minas, fue creciendo en indignación, se prolongó durante poco más de ocho minutos y terminó alcanzando a los más altos funcionarios, incluidos Miguel Díaz-Canel y su esposa, Lis Cuesta.

Calzadilla hizo un detallado recorrido por las penurias que tenía que enfrentar cada día para alimentar a sus tres hijos, vestirlos, tener electricidad y gas y, con ello, se convirtió en símbolo de los padecimientos cotidianos de todas las familias cubanas.

Más aún, provocó que numerosas madres como ella también expresaran públicamente sus quejas.

No tardó en ser objetivo de la Seguridad del Estado y de medios oficialistas, que intentaron desprestigiarla. Lejos de amedrentarse, volvió a la carga con otro video que también corrió como la pólvora. "No estoy hablando de mi ideología política. ¿Alguna vez he dicho cuál es mi postura política? No. Mi postura política es ser madre", aseveraba, entre gritos.

Citada en el gobierno municipal de Cerro por las autoridades, salió de la reunión asegurando que no fue un interrogatorio y que le prometieron dar solución a sus problemas.

No volvió a hacer una transmisión hasta que, hace dos meses, denunció una nueva embestida en su contra: las autoridades estaban intentando incriminarla por robar la electricidad de unos vecinos, delito que, aseguraba, no había cometido. El objetivo, según su hipótesis, sería ponerle trabas a la entrevista consular que tenía que pasar para viajar a Salamanca (España) y cursar una beca de estudios de traducción que había conseguido, para la cual se necesita un certificado limpio de antecedentes penales.

"Yo pienso que en este país solo hay cabida para las personas indecentes, porque cuando las personas somos decentes y reclamamos decentemente lo que nos afecta", recriminaba, "somos sancionadas, juzgadas, ultrajadas, humilladas".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 21