Pedro Junco, escritor camagüeyano

El intelectual fue expulsado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que lo había distinguido con el Premio Nacional David en 1987

Pedro Junco López fue expulsado de la UnIón de Escritores y Artistas de Cuba el pasado agosto. (Cortesía)
Pedro Junco López fue expulsado de la UnIón de Escritores y Artistas de Cuba el pasado agosto. (Cortesía)

Hasta hace poco, Pedro Armando Junco (Camagüey, 1947), era uno de los escritores e intelectuales más laureados en Cuba. Pero a medida que se fue mostrando más beligerante en sus manifestaciones políticas su suerte cambió, hasta el punto de ser expulsado de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), a la que pertenecía desde hacía decenas de años y que lo había distinguido con el Premio Nacional David en 1987 por su libro La furia de los vientos.

Ya en 2015, Junco comenzó a comprometerse con más énfasis políticamente. Ese año, su hijo, el rockero Pedro Mandy Junco fue asesinado en un lamentable suceso que llevó al autor a involucrarse en una campaña a favor del endurecimiento de las penas para este tipo de delitos en Cuba.

Pero el cambio radical llegó este año, cuando dirigió una carta abierta a Miguel Díaz-Canel en la que lamentaba la venta de productos de alimentación y aseo en las tiendas en moneda libremente convertible y reivindicaba el derecho a cuestionar las decisiones políticas sin ser tildado de enemigo, como debe ocurrir en un país democrático.

El texto molestó, según el autor, por su amplia repercusión, lo que desembocó en la expulsión del organismo. Pero ese no fue más que el primer paso. Junco comenzó entonces a auspiciar una peña literaria que se celebró en agosto y septiembre, no exenta de problemas, ya que en la segunda edición una participante canceló su presencia, una señal que el intelectual no supo o no quiso ver.

La suspensión de la tercera edición ya se hizo sin complejos. Una funcionaria telefoneó a uno de los invitados para advertirle de que lo mejor era no asistir. Aunque Junco decidió seguir adelante, le citaron para indicarle que el acto no iba a celebrarse. Una nueva demostración de que la censura no se frena ni siquiera con quienes un día fueron estandartes de la cultura.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4