Algunas empresas estatales "viven de los campesinos", admite el primer ministro cubano

La estrategia de exportar alimentos desde el sector privado a través de intermediarios del Estado podría estar en cuestión

La empresa estatal intermediaria, Frutas Selectas, informó a través de su director de Exportaciones, Enrique Valdivia Portal, de que la venta fue de 1,08 toneladas. (Facebook)
Limones de un productor privado exportados por la empresa estatal Frutas Selectas el pasado septiembre. (Facebook)

La estrategia de exportar alimentos desde el sector privado a través de empresas estatales podría estar en cuestión o, al menos, corregir su rumbo. El primer ministro cubano, Manuel Marrero, sostuvo el pasado sábado que la dirección del país no desea más empresas de la agricultura "que nada más se dediquen a ser intermediarios, a vivir de los campesinos, a quitarle comisiones y encarecerlo todo".

El dirigente, que estuvo en Holguín evaluando la producción de alimentos, no habló de eliminar al intermediario estatal, al contrario, señaló que las empresas agrícolas del Estado deben hacerlo para facilitar procesos, pero que esto "se hará con justeza, sin dejar de producir". Ningún cambio a la vista, pero la crítica induce a pensar en alguna modificación en un planteamiento que no parece dar los resultados necesarios.

En junio de 2020, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz anunció que los cuentapropistas podrían exportar, siempre a través de una empresa estatal que apareciera en un listado que se concretó en agosto.

La noticia no cayó muy bien entre los cubanos, que reclamaron incluso en un foro del medio oficialista Cubadebate que el Estado permitiera la venta directa. Algunos economistas señalaron que podía ser una buena idea que existiera un organismo estatal o privado de expertos en este tipo de intercambios para asesorar y facilitar, a la manera de las Cámaras de Comercio que existen en muchos países, pero sin restar libertad a los productores.

Los resultados no han sido muy alentadores. Hace apenas unos días, la directora de Comercio Exterior, Vivian Herrera Cid, celebró en Twitter la firma de casi 2.000 contratos entre estas partes, solo el 5% de los cuales eran para la exportación.

"Acumulamos ya 1.987 contratos firmados entre empresas de Comex y FGNE (formas de gestión no estatal); 98 son de exportación, crecen en ocho en esta semana y sobresalen los de exportación de servicios"

"Acumulamos ya 1.987 contratos firmados entre empresas de Comex y FGNE (formas de gestión no estatal); 98 son de exportación, crecen en ocho en esta semana y sobresalen los de exportación de servicios", reveló.

"El mensaje ha sorprendido, porque representa, por ejemplo, un balazo en la frente al denominado 'modelo Malmierca' de exportación para los agentes privados, que tiene a esas empresas intermediarias estatales como referente obligado del productor que quiere comercializar en el exterior su oferta", destaca al respecto el economista cubano residente en España Elías Amor. "Habrá que ver cómo ha interpretado Malmierca el mensaje de su jefe de filas, Marrero. Dar marcha atrás a su modelo puede resultar problemático en términos políticos, pero lo dicho, dicho está".

El experto lamenta en su blog, Cubaeconomía, que a continuación el primer ministro hable de una "justeza" cuyas características se desconocen pero intuyen.

"Para empezar, que sean estatales", afirma. "Después, que estén dispuestas a perder dinero, porque tendrán que pagar caro al agricultor, para que produzcan más, y luego vender barato o a precios topados. A continuación, que produzcan también, es decir, Marrero no quiere intermediarios profesionales dedicados a sus servicios especializados, sino que prefiere que sean productores también. Lo más probable es que prioricen lo suyo en vez del resto. Como se puede ver, la 'justeza' de Marrero es un cuento chino".

El primer ministro insistió el sábado en Holguín en la importancia de la producción de alimentos, prioritaria para el Gobierno, que, sin embargo, no se plantea grandes cambios en su política más allá de las 60 medidas anunciadas el pasado abril y que insisten en lo mismo, ya que las propuestas más transgresoras son la liberalización de la venta de carne de res y de la leche, siempre y cuando antes se cumpla con el Estado. "Debemos resolver y buscar una estabilidad productiva alimentaria con nuestros propios esfuerzos y recursos", dijo Marrero.

El primer ministro destacó que el Estado se está sacrificando al gastar mucho dinero para "respaldar" las medidas "puestas en vigor en beneficio de la agricultura", pero lo hace con gusto porque "están dirigidas a recuperar productores con disposición a elevar la disponibilidad de alimentos para la población".

"Pero no basta con haber aprobado las medidas; hay que acompañar a esos productores, a ese campesinado, a las formas productivas, y pedirles esfuerzos y resultados", añadió.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5