Más de un centenar de usuarios de SNet protestan frente al Ministerio de Comunicaciones

Los manifestantes le dieron un plazo hasta el lunes al Gobierno para que cambie de idea y no penalice la existencia de la red inalámbrica 

Decenas de personas se dieron cita en las cercanías del Ministerio de Comunicaciones para protestar contra la nueva ley que prohíbe Snet. (14ymedio)
Decenas de personas se dieron cita en las cercanías del Ministerio de Comunicaciones para protestar contra la nueva ley que prohíbe Snet. (14ymedio)

Este sábado en la mañana más de un centenar de personas se dieron cita en un parque frente al Ministerio de Comunicaciones, en La Habana, para protestar de manera pacífica por la nueva legislación sobre redes inalámbricas que consideran impide el funcionamiento de SNet (Street Network), la mayor red wifi cubana.

"Ya estoy en el parque. Esperamos que poco a poco se sume más gente a nuestra justa causa. #YoSoySnet", escribió en Twitter, Ernesto de Armas, uno de los usuarios que acudió al llamado hecho la víspera después de que los administradores de SNet tuvieran un encuentro con representantes del Ministerio de Comunicaciones (Mincom).

Al parque también llegaron numerosos agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil y también oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria, pero hasta cerca de las 10 de la mañana no habían hecho ningún gesto de desalojar el lugar, ubicado en las cercanías de la Plaza de la Revolución.

"Estuve en lo de SNet y me detuvieron en la puerta de la Terminal de Ómnibus que da para el parque, me pidieron los documentos y me anotaron en una lista, pero no me llevaron, porque cuando me tiraron por la planta dijeron que yo no era disidente", contó a 14ymedio uno de los usuarios de la red que llegó al lugar.

Cerca de las 11 de la mañana, varios administradores de SNet anunciaron a los manifestantes que la protesta terminaba y que debían esperar hasta el lunes próximo para "dar una oportunidad al Mincom". El pedido parte de una posibilidad, recién abierta, de que las autoridades comiencen a "trabajar de conjunto" con la red independiente.

Al parque también llegaron numerosos agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil y también oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria

Varios de los usuarios que protestaban aseguraron que regresarán el lunes al parque si la promesa de mantener viva SNet no se cumple o si ha sido solo una distracción para cortar la manifestación. "Aquí estaremos una y otra vez hasta que nos escuchen y nos dejen existir", advirtió un joven con más de ocho años en la red.

La información de último minuto, dada por los administradores, difiere de lo anunciado el viernes en la mañana tras una reunión entre representantes de SNet y directivos  del Ministerio, según detalla un comunicado publicado en la cuenta de Facebook de la red. Entre los funcionarios estuvo el subdirector de comunicaciones, David Wong, la directora de atención a la población, Noraimis Ramos, y tres representantes de los Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE).

Durante la reunión no se permitió a los administradores de la red hacer preguntas y Wong aclaró que se trataba de un encuentro meramente informativo. El funcionario transmitió la respuesta oficial a la solicitud de los jóvenes de contar con una licencia especial de operaciones y aseguró que "no se va a hacer ningún cambio en las regulaciones, no se van a hacer concesiones ni prórrogas de ningún tipo en la aplicación de las mismas".

Los administradores buscaban un acuerdo para seguir operando, a pesar de que la legislación regula que las antenas inalámbricas dirigidas hacia el exterior de las viviendas no podrá superar los 100 milivatios (mW) o 20 dbm de potencia, una capacidad muy por debajo de lo que permite un Mikrotik, un Bullet o un NanoStation, los dispositivos que conforman esta red inalámbrica con más de 40.000 usuarios.

"Todos los proyectos que entregaron [ los miembros de SNet ] que proponían algún cambio en las regulaciones no fue tomado en cuenta". En lugar de satisfacer esos pedidos, el Ministerio de Comunicaciones otorgó esas facultades a los Joven Club, una entidad oficial, para que establezcan puntos wifi y extiendan su red "a la población en tanto la economía del país lo permita", detalló Wong.

Los representantes de SNet tenían varias propuestas, entre ellas lograr un contrato con la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) que les permitiera llevar la señal inalámbrica de conexión a internet hacia todos los municipios de La Habana donde opera SNet. Esa opción hubiera multiplicado decenas de veces la cobertura wifi de navegación web que ofrece el monopolio estatal.

Los administradores buscaban un acuerdo para seguir operando, a pesar de que la legislación regula que las antenas inalámbricas dirigidas hacia el exterior de las viviendas no podrá superar los 100 milivatios

Los administradores de SNet estuvieron durante semanas solicitando la reunión para pedir también una licencia especial que les permitiera operar con potencias mayores que las establecidas por la nueva normativa. La ley legaliza las conexiones inalámbricas que antes operaban en la alegalidad pero establece estrictos límites de potencia en el que podrán operar las antenas y dispositivos que hacen las veces de estaciones wifi.

Tras la reunión de este viernes, los nodos que componen SNet "no deben seguir operando o se le enviarán cartas de advertencias a  los administradores responsables", agrega la nota. La red "desaparece y es eliminada de manera permanente y sin excepciones". Por su parte, los Joven Club de Computación "no realizarán ningún acuerdo, unión, anexión o cooperación con SNet o cualquier nodo".

Los manifestantes se retiraron pacíficamente y decidieron darle un plazo al Ministerio de Comunicaciones para que actúe en conjunto con los directivos de Snet. (14ymedio)
Los manifestantes se retiraron pacíficamente y decidieron darle un plazo al Ministerio de Comunicaciones para que actúe en conjunto con los directivos de Snet. (14ymedio)

En los próximos días los Joven Club harán una prueba piloto con  equipos públicos para los vecinos del parque Manila que lleguen con laptops a ese lugar para conectarse y consumir los escasos  servicios que brindan los Joven Club de computación, con una tarifa por horas que será difundida después de terminadas las pruebas.

Los administradores se quejaron de que Wong "se retiró de manera apresurada de la reunión", en la que estuvo solo 30 minutos. Antes de marcharse, una de las opciones que ofreció fue que " la infraestructura de SNet o al menos los principales enlaces que requieran el uso de mayores potencias podían ser arrendados, o de alguna manera pasaran a formar parte del inventario de equipos de los Joven Club".

El funcionario reconoció que la disponibilidad actual de los JCCE para llevar la señal inalámbrica a las comunidades "es prácticamente nula". Al marcharse dejó al frente de la reunión a los representantes de los Joven Club para coordinar y realizar las primeras pruebas piloto en el Parque Manila en El Cerro.

"La respuesta y la actitud de dichos representantes realmente fue penosa y ofensiva ya que fueron completamente en contra de lo que planteo Wong", agrega la nota. La señal inalámbrica que brindarán los JCCE solo permite al usuario acceder a sus servicios, muy limitados y con una gran carga ideológica al estilo del compendio de contenido audiovisual Mi Mochila o de la enciclopedia Ecured.

"Estaba claro que [esto] pasaría, los tenían entretenido para ganar tiempo", lamentó en Twitter el usuario identificado como Leo. "Lo que toca es seguir en modo clandestino y evolucionar"

"Estaba claro que [esto] pasaría, los tenían entretenido para ganar tiempo", lamentó en Twitter el usuario identificado como Leo. "Lo que toca es seguir en modo clandestino y evolucionar" y cuestionó "de qué sirvió todas las normas de no hablar de política [que rigen el intercambio en SNet]", si ahora "los que dictan la política les dan la espalda".

La plataforma de los JCCE no incluyen sucedáneos de redes sociales para los clientes que no pueden costear los altos precios de internet, una opción que ofrece SNet. Tampoco cuenta con plataforma para DOTA, uno de los videojuegos más populares en Cuba, ni con otros entretenimientos de ese tipo.

Los promotores del diálogo con las autoridades habían llamado a no hacer manifestaciones públicas y a evitar cualquier encontronazo, lo cual causó una nueva división en una red que ha vivido numerosos cismas a lo largo de su historia, que empezó hace más de una década.

_______________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 34