Ajusticiando a Soleimani y la dictadura islámica iraní

Es hora de que se vea la importancia de utilizar medidas preventivas para evitar males mayores después. La idea de ajusticiar a asesinos en posiciones políticas claves es meritoria, justa y beneficiosa.

El último año de la segunda década del siglo XXI empezó impartiendo justicia a gran escala. Drones estadounidenses dieron fin a la vida sanguinaria de Qasem Soleimani. Después del ayatolá Ruhollah Jomeini, fundador del régimen dictatorial que tomó el poder en Irán en 1979, nadie ha contribuido más al sostenimiento del fundamentalismo chiíta y de su yihadismo en el globo que el comandante ajusticiado. Cuando tomamos en cuenta que la mayor parte de los actos terroristas perpetuados o respaldados por un Estado en el mundo desde 1979 han contado con la colaboración de algún tipo de la República Islámica de Irán, la neutralización de Soleimani le da al mundo libre razones de sobra para celebrar.

El papel de Soleimani como comandante de la Fuerza Quds, esa estructura élite de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, le otorgó a éste cuatro funciones de dirigencia importantes: aplastar a todo vestigio de oposición interna por cualquier modo necesario; formular alianzas estratégicas y colaboraciones proactivas con el comunismo internacional, con el narcotráfico, con facciones del fundamentalismo suní como al Qaeda y Hamás; sustentar a regímenes dictatoriales; coordinar y dirigir milicias y cuerpos terroristas internacionales armados.

América Latina entera ha sido penetrada por comandos de Hezbolá, peones tácticos de Irán, que respondían directamente a las órdenes de Soleimani

América Latina entera ha sido penetrada por comandos de Hezbolá, peones tácticos de Irán, que respondían directamente a las órdenes de Soleimani. De forma muy particular, Cuba, Venezuela, Colombia, Argentina, México, Bolivia, Nicaragua, Surinam, Ecuador, Brasil, Perú, Antigua y Barbados, República Dominicana y El Salvador han padecido de la presencia del radicalismo islámico chiíta en colusión con actores socialistas y del narcotráfico. El cerebro de esta trama liberticida era el general iraní que las Fuerzas Armadas (FF AA) norteamericanas se encargaron de extinguir.

El genocidio cometido en Siria en gran medida y el rescate y la preservación del régimen tiránico de Bashar al-Assad reposa integralmente sobre la estrategia diseñada por el líder extinto de las Fuerza Quds. Adicionalmente, fue Soleimani el arquitecto de la ofensiva coordinada con Rusia, otro gran aliado de la dictadura de los mulá, que cambió, lamentablemente, el curso de la guerra en Siria y posicionó a Putin en la región.

En Irak y Afganistán las FF AA de EE UU han visto la partida de más de 600 seres y la mutilación de miles más, atribuidas no al combate militar abierto y frontal, sino a consecuencia de los siniestros artefactos explosivos improvisados, arma cobarde que bajo la dirección de Soleimani alcanzó grados de perfeccionamiento funestos. La facilitación logística que éste prestó para ingresar en Irak a cuerpos armadas islamistas de todo el orbe para enfrentar a las tropas de Irak y EE UU fue abismal.

Israel, la única democracia estable y confiable en el Medio Oriente, y todos los judíos a través del planeta, no ha tenido un enemigo más comprometido con su destrucción en la era moderna que la República Islámica de Irán, exceptuando Adolf Hitler y su régimen nazi. Soleimani fue un ingeniero monumental en la maquinaria de terror para llevar a cabo esa guerra sucia. El acto terrorista contra el centro judío AMIA en Buenos Aires en 1994, para dar otro ejemplo, tiene las huellas de este arquitecto del mal mancilladas en esa barbarie.

Los enemigos del presidente Trump, como era de esperar, no han dejado de atacarlo salvajemente. Lo cierto es, sin embargo, que han tenido la misma precisión en sus argumentos y diatribas que las que tuvo el régimen dictatorial iraní en su reacción bélica al ajusticiamiento de Soleimani: no han podido darle en el blanco ni remotamente. Cargados de histeria para promover un pánico popular y contando con un arsenal abultado de desinformación, han mentido descaradamente sobre la legalidad de la medida ordenada por Trump, así como blanqueado la realidad empírica que avala el historial del expirado asesino en masa y el régimen que servía.

El Acto de Poderes de Guerra (1973), una ley federal diseñada para limitar la capacitación de la rama ejecutiva de enviar tropas estadounidenses al extranjero por determinado tiempo (90 días) sin autorización del Congreso, no se aplica a la acción tomada contra el general iraní

El Acta de Poderes de Guerra (1973), una ley federal diseñada para limitar la capacitación de la rama ejecutiva de enviar tropas estadounidenses al extranjero por determinado tiempo (90 días) sin autorización del Congreso, no se aplica a la acción tomada contra el general iraní, igual que no se aplicó cuando Bill Clinton envió bombarderos a Kosovo en 1999 u Obama intervino militarmente en Libia en 2011 y Siria en 2013. El amparo legal al cual recurrieron los dos expresidentes mencionados encuentra mayor lógica y base en lo ocurrido recientemente en Irak contra el terrorista iraní. Esto es el caso, sobre todo, cuando se toma en cuenta que las órdenes de Trump estaban vinculadas a la premisa declarada por el mandatario de que no iba a permitir la impunidad del asesinato de uno de sus ciudadanos, Nawres Waleed Hamid, el contratista iraquí naturalizado que fue asesinado por un misil de Hezbolá y del intento de penetrar la embajada de EE UU en Bagdad por milicias del Kataeb Hezbolá.

Trump no estaba dispuesto a repetir la desvergüenza nacional que fue la toma de embajadas estadounidenses por subversivos islámicos, tolerada por Jimmy Carter en Teherán (1979) y Obama en Bengasi (2012). La única razón por el alboroto crítico en el caso de Trump, es simplemente porque el que actuó fue Trump.

Es hora de que se vea la importancia de utilizar medidas preventivas para evitar males mayores después. La idea de ajusticiar a asesinos en posiciones políticas claves es meritoria, justa y beneficiosa. ¿Quién criticaría hoy la acción de haber sacado a Hitler, Pol Pot o Mao de circulación antes de la ejecución de sus reinos de terror? La libertad tiene un precio y requiere voluntad para defenderla.

_______________________________________

Nota de la Redacción: Julio M. Shiling es politólogo y director del foro político y la publicación digital Patria de Martí, donde este artículo fue publicado previamente.

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

35 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Argumentar sin ofender

Luego de algunos días de vacaciones y planeando este 2020 aún no lograba encontrar mi meta para este nuevo año, hasta que por fin me vinieron algunos pensamientos fuertes a la mente. Ser más consecuente con las cosas que expreso y hago, así surgió esta reflexión. A mí me duele ver cómo nos ... [Leer más]

"Un ser adoctrinado habla de tedio"; una selección de poemas de Lina de Feria

Hace cinco años, la editorial Betania publicó Los cristales que te hincan, una obra de la poeta y ensayista Lina de Feria, premio Nacional de Literatura de Cuba este diciembre.El poemario, dividido en dos partes, "sigue hablando de las obsesiones de una de los escritoras más importantes de la ... [Leer más]

Por qué no soy un inmigrante

Antes de que un estimado lector saque la pistola disparándome un email, déjenme dejar claro que esta no es una columna antiinmigrantes. He publicado múltiples columnas a favor de la inmigración, por ejemplo, Migración como derecho individual y El caso ético por la migración. Mi propósito ahora ... [Leer más]

América Latina 2020: de nubarrones a tormentas

Todas las previsiones que han sido publicadas en las últimas semanas anuncian que continuarán los malos tiempos para América Latina en 2020. La tendencia negativa del 2019, salvo alguna excepción, se proyectará hacia el próximo año. El crecimiento en 2019 será apenas del 0,6%, aproximadamente un ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Archivo

Blog de la Redacción