"Algo muy parecido" al 11J puede ocurrir en cualquier momento en Cuba

Yunior García acudió a la presentación del libro del historiador Rafael Rojas 'El árbol de las revoluciones: Ideas y poder en América Latina'

El historiador cubano-mexicano Rafael Rojas, junto a Antonio Elorza y Ricardo Cayuela Gally, en la presentación de su libro 'El árbol de las revoluciones', este jueves en Madrid. (14ymedio)
El historiador cubano-mexicano Rafael Rojas, junto a Antonio Elorza y Ricardo Cayuela Gally, en la presentación de su libro 'El árbol de las revoluciones', este jueves en Madrid. (14ymedio)

El historiador cubano-mexicano Rafael Rojas considera que los motivos que llevaron al estallido social del 11 y 12 de julio pasados siguen vigentes y que en cualquier momento puede suceder "algo muy parecido".

"Fue una explosión social muy espontánea, heterogénea, transversal, horizontal, sin liderazgos verticales", recordó Rojas, profesor de El Colegio de México y miembro de la Academia Mexicana de Historia, este jueves en la presentación en Madrid de su último libro, El árbol de las revoluciones: Ideas y poder en América Latina ( Turner). "Como estallido social, revela una crisis de legitimidad mucho más profunda" de lo que las autoridades cubanas y los medios oficiales se esfuerzan en hacer creer.

Esa crisis, prosiguió el historiador, "tiene que ver en efecto con carestía, desabastecimiento, causas económicas muy concretas, pero también es una crisis de legitimidad política". Al respecto, explicó que el proceso constituyente y la nueva Constitución que surgió de él, en 2019, dejó "insatisfacciones por todos lados", incluso en "los sectores reformistas".

"Ha habido un Gobierno prácticamente por decreto, para evitar que el marco constitucional pueda dilatarse en ciertos espacios democráticos, y eso es lo que ha llevado a la situación actual"

Desde entonces, aseveró Rojas, "ha habido un Gobierno prácticamente por decreto, para evitar que el marco constitucional pueda dilatarse en ciertos espacios democráticos, y eso es lo que ha llevado a la situación actual".

Respecto a qué pasará en la Isla tras el 15 de noviembre, cuando el despliegue de la Seguridad del Estado impidió la Marcha Cívica por el Cambio convocada por la plataforma Archipiélago, opinó que la respuesta "claramente represiva" del Gobierno no ha hecho sino sumar más elementos a ese descontento popular que puede volver a manifestarse en cualquier momento.

A la vez, emplazó a contestar la pregunta a Yunior García Aguilera, presente entre el público, quien respondió con una comparación teatral: "Lo que ocurrió el 15N no lo veo como un final de obra sino como un entreacto; es decir, es una pausa para pensar la forma en que se hace la lucha por el cambio".

El dramaturgo, que salió de Cuba tras esa frustrada jornada y luego de sufrir un prolongado acto de repudio el 14 de noviembre para impedirle salir de su casa, reconoció que después del 15N "la oposición puede que se haya dividido un poco", pero hizo hincapié en que "no ha habido un aumento de gente que apoya al régimen sino todo lo contrario".

"Lo que ocurrió el 15N no lo veo como un final de obra sino como un entreacto; es decir, es una pausa para pensar la forma en que se hace la lucha por el cambio", dijo Yunior García Aguilera

En la presentación de El árbol de las revoluciones, que tuvo lugar en la librería Marcial Pons de la capital española y contó con la presencia del también historiador Antonio Elorza y el editor Ricardo Cayuela Gally, Rafael Rojas explicó que escribió este ensayo con el objetivo de diferenciar los procesos revolucionarios que se dieron en América Latina en el siglo XX (entre ellos la revolución mexicana, la la sandinista en Nicaragua y, claro, la cubana, pero también el varguismo brasileño o el peronismo argentino), que dependen cada uno de su propio contexto y que se suelen presentar "en el mismo plano", todo mezclado.

De la Isla, en concreto, lo que le interesaba era, no contar la historia de la Revolución –cosa que ya ha hecho en el pasado–, sino "reconstruir el proceso por el cual en Cuba se produce la máxima saturación de esta usura simbólica del concepto de revolución. Al punto de que en Cuba la Revolución, en el discurso oficial, aparece como sinónimo del país", un "proceso de mitificación", dice, "imposible de encontrar en cualquiera de las otras revoluciones que estudio".

Ante el comentario de Antonio Elorza, que reprochó a Rojas no haber incluido en su libro a la Venezuela de Hugo Chávez y la Nicaragua del regreso de Daniel Ortega, en 2007, el cubano argumentó que considera que esos fenómenos recientes se "autoconciben" dentro de la tradición revolucionaria "por medio de una maniobra de capitalización simbólica, no porque sean revoluciones reales".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 68