Robó una avioneta para llegar a Estados Unidos

Rubén Martínez, de 29 años, se convirtió en una suerte de héroe particular para los cubanos que anhelan abandonar la Isla

Después de su llegada, el cubano fue retenido bajo custodia federal y su expediente sigue siendo estudiado por la Fiscalía estadounidense. (Facebook)
Después de su llegada, el cubano fue retenido bajo custodia federal y su expediente sigue siendo estudiado por la Fiscalía estadounidense. (Facebook)

Después de un peligroso vuelo, casi a ras de agua sobre el estrecho de Florida, el piloto cubano Rubén Martínez Machado, de 29 años, se convirtió en una suerte de héroe particular para los cubanos que anhelan abandonar la Isla.

Lo admirable, para sus compatriotas, no fue tanto su pericia –mantuvo estable una avioneta Antonov, antigua y de regadío, encima de aguas turbulentas– como el hecho de que el hombre se hubiera atrevido a burlar la vigilancia del Gobierno sobre sus vehículos aéreos, ingeniándoselas para robar un aparato y aterrizar en un aeropuerto estadounidense.

El vuelo de Martínez el 21 de octubre se convertía así en una hazaña casi poética, que atizó la ira del régimen y se saldó con el acoso a sus familiares y amigos. El joven trabajaba en Sancti Spíritus como piloto en la Empresa Cubana de Servicios Aéreos, una rama de la Corporación de Aviación Cubana, y declaró que había necesitado muy poco tiempo para calcular el momento ideal para marcharse.

Todo parece indicar que el Gobierno cubano reclamó a EE UU la devolución de la avioneta, que poco después del vuelo de Martínez se estrelló sobre los Everglades. Las autoridades migratorias revelaron entonces que dos pilotos se habían accidentado trasladando la Antonov hacia otra ubicación, aunque no se atrevieron a admitir si la regresaban a la Isla o si se trataba de un simple cambio de posición.

El vuelo de Martínez el 21 de octubre se convertía así en una hazaña casi poética, que atizó la ira del régimen y se saldó con el acoso a sus familiares y amigos

Después de su llegada, el cubano fue retenido bajo custodia federal y su expediente sigue siendo estudiado por la Fiscalía estadounidense. En caso de que sea deportado a la Isla, será condenado severamente por el régimen, que ya lo acusa de piratería por la sustracción de la aeronave.

En Cuba, la familia del joven le ha enviado mensajes de apoyo durante su reclusión. "Lo único que deseo es que cumplas tu sueño y que te puedan dejar allá. Estoy contenta porque sé que estás bien y estás donde tú querías estar", dijo a una televisora de EE UU Elsa Padrón, su abuela de 85 años.

Desde hace semanas, Martínez permanece detenido en espera de que le sea concedido el asilo político. La Fiscalía ya le ha negado el pago de fianza ante la sospecha de que, estando libre, el joven pueda evadir a las autoridades durante el año y un día necesarios para obtener la residencia.

Los cubanos, mientras tanto, siguen recordando el selfi que se tomó –sonriente y tranquilo– junto a su avioneta Antonov, al llegar al Aeropuerto de Entrenamiento y Transición Dade-Collier, en Florida.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16