Reelegido Lourenço, el presidente que desafió en Angola al poderoso Dos Santos, aliado de Cuba

Dos Santos escogió a Lourenço a dedo, después de que la impopularidad del sempiterno mandatario obligase al MPLA a buscar un rostro nuevo

Lourenço fue electo este miércoles para gobernar Angola. (EFE)
Lourenço fue reelecto este miércoles para gobernar Angola. (EFE)

(EFE).- El presidente de Angola, João Lourenço, cuyo partido fue proclamado este jueves ganador de las elecciones generales del pasado miércoles, se ha caracterizado por atreverse a dar la espalda a su predecesor, el todopoderoso José Eduardo dos Santos, que lideró el país y su formación durante cerca de cuarenta años.

Lourenço logró su segundo mandato consecutivo de cinco años tras la victoria del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) en los comicios, según los resultados provisionales publicados por la Comisión Nacional Electoral, después de pasar mucho tiempo eclipsado por la larguísima sombra de su antecesor.

Su llegada al poder en 2017, cuando muchos le consideraron un delfín político de Dos Santos -fallecido el pasado julioa los 79 años en la ciudad española de Barcelona-, ocurrió en un momento convulso para el MPLA, de orientación marxista y nacionalista.

Dos Santos escogió a Lourenço a dedo, después de que la impopularidad del sempiterno mandatario obligase al MPLA a buscar un rostro nuevo  para las elecciones de ese año.

Lourenço era un general que sirvió en el brazo armado del MPLA desde 1974, un año antes de que Angola consiguiese su independencia de Portugal

Lourenço era un general que sirvió en el brazo armado del MPLA desde 1974, un año antes de que Angola consiguiese su independencia de Portugal.

Nacido el 5 de marzo de 1954 en Lobito, una ciudad costera, hijo de un enfermero y una costurera, luchó por la independencia desde la clandestinidad, lo que le obligó a huir de la colonia portuguesa.

Como Dos Santos, recibió formación política y militar en la República del Congo (Congo-Brazzaville), antes de viajar en 1978 a la Unión Soviética para continuar sus estudios, licenciándose en Historia en 1982.

Su primer contacto con la política data de 1984, cuando fue gobernador de la provincia de Moxico.

Después escaló, con discreción, puestos en el MPLA, único partido que ha gobernado esta nación desde su independencia en 1975. Fue secretario de Información, presidente del grupo parlamentario y, finalmente, secretario general.

En 2003 fue nombrado vicepresidente de la Asamblea Nacional y en 2014 ministro de Defensa.

Quizás su pasado común animó a Dos Santos, considerado casi una deidad en el MPLA, a escoger como sucesor a Lourenço, quien acabaría ganando las elecciones de 2017, pero ese movimiento desencadenó divisiones dentro del partido.

Mientras algunos miembros se mostraron más cercanos a Lourenço, que propuso reformas, otros siguieron mostrando su simpatía por Dos Santos, acusado por correligionarios de intentar mover los hilos del MPLA desde la sombra.

Dos Santos acabó cediendo en 2018 el control del partido al "compañero João Lourenço", tras meses de tensión por la bicefalia surgida en la formación: Lourenço, presidente del país; y Dos Santos, presidente del MPLA.

El Gobierno de Lourenço también apostó por un golpe de timón e incentivó las privatizaciones de empresas estatales

El distanciamiento entre ambos creció aún más a medida que el nuevo presidente angoleño abría, durante su primer mandato, investigaciones de corrupción contra los familiares de Dos Santos, incluida una de sus hijas, Isabel Dos Santos, la mujer más rica de África, que dirigía la compañía petrolera estatal Sonangol.

Mientras los escándalos sacudían a los familiares de Dos Santos, Lourenço prometió luchar contra la corrupción y el nepotismo para conseguir un "milagro económico" que deshinchase las enormes desigualdades sociales del país.

No obstante, sus críticos identificaron esos movimientos como un ataque desesperado del nuevo Gobierno de Angola contra el exmandatario.

El Gobierno de Lourenço también apostó por un golpe de timón e incentivó las privatizaciones de empresas estatales.

Asimismo, se acercó al Fondo Monetario Internacional (FMI), que en 2020 aprobó usar 1.000 millones de dólares para rescatar a la economía angoleña, lastrada por la pandemia de covid-19 y la caída del precio del petróleo, recurso clave para este país, segundo productor de crudo de África.

"Los pesimistas decían que el FMI era un enemigo del pueblo, considerando que negociar con esta institución era peligroso. Demostramos todo lo contrario. Nuestro acuerdo con el FMI fue un éxito porque el país ha mejorado mucho desde entonces", dijo el mandatario en un reciente mitin multitudinario en Luanda.

Sin embargo, ni siquiera la ruptura de Lourenço con el pasado del MPLA que representaba Dos santos ha evitado la gradual impopularidad que arrastra ese partido, criticado por no atajar los altos niveles de inflación, pobreza y desempleo pese a la riqueza petrolera.

De hecho, las últimas encuestas de intención de votos fiables, realizadas el pasado mayo, mostraban un aumento de la popularidad de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), histórico partido opositor liderado en la actualidad por Adalberto Costa Júnior, si bien aún ponían al MPLA a la cabeza.

Aunque Costa Júnior sólo tiene ocho años menos que su principal contrincante en las elecciones de este miércoles, se ha presentado a sí mismo como un candidato capaz de entender el descontento de los jóvenes del país.

En diciembre de 2020, Luanda anuló un contrato millonario con La Habana por "incumplimiento" de sus obligaciones en la construcción de una carretera

Sin embargo, el tirón del líder opositor ha resultado insuficiente para desbancar del poder al MPLA de Lourenço, pese a que la UNITA ha cuestionado los resultados no "confiables" de los primeros comicios que celebra Angola sin Dos Santos.

Cuba y Angola establecieron relaciones diplomáticas el 11 de noviembre de 1975 y desde entonces han mantenido vínculos estrechos. Entre ese año y el 2002, más de 300.000 soldados cubanos participaron en la guerra civil que se desencadenó en ese país africano después de su independencia de Portugal, potencia colonial durante cuatro siglos.

A inicios de este año, el ministro de Estado de Angola, Adao de Almeida, visitó la Isla y junto al viceprimer ministro cubano Ricardo Cabrisas reafirmó el deseo de impulsar "la cooperación económica" entre ambos países. "En la actualidad La Habana y Luanda se enfocan en promover los nexos entre la Zona Especial de Desarrollo Mariel y la Zona Económica Especial de la nación del occidente africano", dice un comunicado de la cancillería cubana, fechado el 28 de febrero de este año.

Con la elección en 2017 de un nuevo presidente, João Lourenço, empezó una revisión de la cooperación con Cuba que el anterior jefe de Estado, José Eduardo dos Santos, manejó con una generosidad sospechosa.

En diciembre de 2020, Luanda anuló un contrato millonario con La Habana por "incumplimiento" de sus obligaciones en la construcción de una carretera. La empresa Imbondex Construcciones y Materiales de Construcción S.A. pertenecía al conglomerado militar cubano Gaesa (Grupo de Administración Empresarial S.A.).

En 2015, Cuba llegó a tener más de 4.000 cooperantes desplegados en Angola, entre ellos 1.800 médicos y 1.400 profesores.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4