Rubén Remigio Ferro, cancerbero de "la ley y el orden" en Cuba

Sonríe cuando alude a la "isla más justa del mundo", pero frunce el ceño y encrespa el bigote cuando describe la "mano de hierro" con la que deberían ser castigados los "enemigos de la Revolución"

Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular de Cuba. (Canal Caribe/Captura)
Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular de Cuba. (Canal Caribe/Captura)
14ymedio

31 de enero 2024 - 18:13

La Habana/"Imparto justicia en nombre del pueblo de Cuba", es la carta de presentación de Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo. En cada entrevista, en cada discurso, en cada intervención, es capaz de grandes contrastes: sonríe cuando alude a la "isla más justa del mundo", pero frunce el ceño y encrespa el bigote cuando describe la "mano de hierro" con la que deberían ser castigados los "enemigos de la Revolución".

Su carrera ha sido meteórica y nunca ha abandonado el mallete de juez. Después de foguearse en varios tribunales municipales de Pinar del Río durante los años 80 y el Período Especial, Ferro aseguró su asiento como presidente del tribunal de la provincia. En 1997, finalmente, La Habana se fijó en él y lo convirtió en el segundo hombre del Tribunal Supremo. Un año después, logró la presidencia.

Un repaso por los sucesos judiciales de los últimos 20 años demuestra cómo Ferro ha sido leal al Poder que le ofreció el trabajo e inflexible en su función de brazo legal del régimen. Al calor de las protestas del 11 de julio de 2021 y en los meses siguientes, la prensa independiente trató de explorar el perfil de Ferro y dio con una grabación que contribuía a despejar la ecuación de su concepto de "justicia revolucionaria".

"No somos los jueces del enemigo, somos los jueces de la Revolución y del Partido". Los jueces que perdonen a manifestantes y activistas son "gallos tapaos" o "desubicados". Los abogados que defienden a ultranza la inocencia de los acusados son "perros metidos en el tabaco", estorban, hablan de más.

Tras ver la grabación, el abogado Julio Antonio Fernández Estrada valoró que la intervención de Ferro "estremece el sistema de justicia cubano, lo deja en evidencia, lo descubre en sus peores vicios y se convierte en un documento histórico sobre la situación del Estado de derecho en Cuba a fines de la segunda década del siglo XXI".

En su lucha por eliminar cualquier punto débil en el sistema legal del régimen, el titular más reciente sobre Ferro fue su reciente alegato de la pena de muerte en la Isla, la "joya de la corona" de la Ley del Código Penal Militar. "La tenemos que tener ahí como un elemento de defensa de nuestra sociedad, como defensa de nuestro Estado, de nuestra Revolución, frente a las gravísimas amenazas en las que permanentemente vivimos. Y también para la tranquilidad ciudadana".

Hace 20 años que no se aplica, recordó, pero eso es solo una tregua. Si está vigente es por una razón: es un as bajo la manga, una jugada desesperada para cuando el régimen necesite más que nunca a su verdugo en el Tribunal Supremo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

También te puede interesar

Lo último

stats