'Invasor' se sale del redil

El diario ha publicado algunos de los textos más críticos contra el Gobierno, desde sus propias filas, y no deja de suministrar material valioso

Si bien es cierto que no es el único y tiene en 'Escambray', el diario de Sancti Spíritus, a su mejor alumno, el avileño es el más atrevido de su clase. (Invasor)
Si bien es cierto que no es el único y tiene en 'Escambray', el diario de Sancti Spíritus, a su mejor alumno, el avileño es el más atrevido de su clase. (Invasor)
14ymedio

31 de enero 2024 - 18:34

La Habana/Sometidos a un estrecho control, los medios oficiales cubanos han sido históricamente instrumentos fundamentales de la propaganda revolucionaria, con Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, como punta de lanza. Eppur si muove –"y, sin embargo, se mueve", frase atribuida a Galileo– algo lejos de la capital y el diario de Ciego de Ávila, Invasor, es el mejor ejemplo, aunque no el único.

El diario ha publicado algunos de los textos más críticos contra el Gobierno, desde sus propias filas, y no deja de suministrar material valioso que permite a la prensa independiente trabajar con indicadores y declaraciones a los que es imposible acceder desde un medio considerado ilegal por el régimen. Si bien es cierto que no es el único y tiene en Escambray, el diario de Sancti Spíritus, a su mejor alumno, el avileño es el más atrevido de su clase.

Que algunos medios provinciales se atreven más a ser críticos con el poder que los considerados de ámbito nacional lo venimos observando en los últimos años en 14ymedio, pero el hito lo alcanzó este octubre de 2023 Invasor en su texto Silencios, respeto y la comunicación pendiente, en el que la autora, Sayli Sosa Barceló, acusa a distintas instituciones de falta de transparencia, retrasos deliberados a la hora de responder a los periodistas y hasta desplantes a equipos de los medios que impiden a la prensa cumplir con su obligación de mantener informada a la ciudadanía.

El artículo remitía a otro de características similares, publicado en verano por Escambray con un duro título –Callo, después informo– por la muy oficialista Dayamis Sotolongo, que clamaba contra la nueva política del Ministerio de Turismo que obliga a los medios a un burocrático mecanismo para pedir información que, a la postre, provocaba un retraso en las publicaciones. En sus propias palabras: "Cada zancadilla en el acceso a la información es un paso más a la censura".

La prensa oficial de provincias no solo ha destacado ocasionalmente por lanzarse a denunciar algunos comportamientos de las autoridades, también ha desvelado datos útiles a la prensa independiente y la propia ciudadanía. Un reciente caso es el de Girón, que este noviembre rompió la veda sobre la violencia machista en Matanzas; nuevamente Invasor, que en abril dio un toque de atención al Gobierno sobre el error que cometía destinando recursos al magro turismo restándoselos a la alimentación; o la revista Bohemia, que hace apenas tres semanas ofrecía un amplio reportaje con datos sobre el incremento de la violencia en la Isla y cómo lo perciben sus ciudadanos.

Que algunos medios provinciales se atreven más a ser críticos con el poder que los considerados de ámbito nacional lo venimos observando en los últimos años

No puede decirse, definitivamente, que haya medios legales en Cuba que puedan exhibir una línea editorial contraria al sistema que impera en el país. La propia Constitución lo impide. La mayoría de ellos suele conformarse con atizar a los cargos intermedios o los directivos de empresas y rara vez llega más arriba, como ocurrió también en abril en un artículo de opinión publicado –una vez más– por Invasor en el que su autor, el periodista sobre Mario Martín Martín clamaba contra el mantra del voluntarismo. "De inmovilismos, inercia, lentitud y desdén está plagado el camino, 'asfaltado' por quienes pretenden repetir fórmulas estériles y quedarse en lo estático para seguir arando en el mar", escribió.

Ninguno de estos diarios ha llegado al punto de cuestionar el modelo de Estado, pero el mero hecho de abrir una grieta por la que asome una pizca de la realidad cubana no es poco en un país sometido a un férreo control de la información durante 60 años.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

También te puede interesar

Lo último

stats