Los 'mipymeros' cubanos, la última esperanza económica de un régimen moribundo

Tiendas bien surtidas, restaurantes deliciosos, hoteles boutique decorados con gusto refinado. Nada de esto sería extraño en cualquier otro lugar del mundo

Doble nacionalidad, cubana y estadounidense, tiene Obel Martínez, dueño del emblemático restaurante La Carreta, en El Vedado, y del bar Mojito-Mojito, en La Habana Vieja. (14ymedio)
Doble nacionalidad, cubana y estadounidense, tiene Obel Martínez, dueño del emblemático restaurante La Carreta, en El Vedado, y del bar Mojito-Mojito, en La Habana Vieja. (14ymedio)
14ymedio

31 de enero 2024 - 18:13

La Habana/Comenzaron a proliferar a principios de año, poco a poco, sin que mediara la publicidad que acostumbran los medios oficiales en estos casos. Establecimientos que un día fueron estatales, que fueron languideciendo hasta que cerraron y que, de la noche a la mañana, reabrieron en manos de lo que se ha dado en llamar en Cuba mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas).

Tiendas bien surtidas, restaurantes deliciosos, hoteles boutique decorados con gusto refinado. Nada de esto sería extraño en cualquier otro lugar del mundo. Al contrario: supondría un excelente síntoma del buen estado de una economía que apuesta por la iniciativa privada y la prosperidad de las pequeñas empresas. Pero Cuba no es cualquier lugar, y el tema presenta varias aristas.

Para empezar, la opacidad. Lo normal sería que cuando el Estado quisiera vender o alquilar un local a una mipyme, abriera una licitación. Así lo dice la propia ley cubana, en concreto una resolución de abril de 2022, pero el Gobierno apenas le ha dado publicidad. Esta falta de transparencia ha dado lugar a muchas suspicacias: ¿quién y cómo se queda con estos negocios?, ¿de qué manera se pueden optar a ellos sino siendo cercano a las altas esferas del país?

La tienda Home Deli, que tiene tres sucursales en la capital, es del italiano Andrea Gallina y su esposa, la cubana Diana Sainz, quien firma con un apellido distinto al que heredó de su padre, Ricardo Sáenz, uno de los fundadores de la agencia Prensa Latina y la revista Bohemia. La pareja tiene también el Café Bohemia y el hotel adyacente, Estancia Bohemia, en La Habana Vieja, así como el Paseo 206 Boutique Hotel y el café en sus bajos, Ecléctico, en El Vedado.

Pese a que la ley cubana y el embargo de EE UU lo prohíben, por el momento, son varios los emigrados que han abierto negocios en Cuba usando prestanombres de residentes en la Isla

Otra de las aristas es la turbiedad. Muy poco se sabe, por ejemplo, de los dueños del supermercado Diplomarket y del restaurante Antojos, pero en ambos casos, se trata de cubanos residentes en Estados Unidos. En el primer caso, el establecimiento, que han llamado por su leve similitud "el Costco cubano", pertenece a la empresa Las Américas TCC Corporation, con sede en Miami y cuyo vicepresidente es Frank Cuspinera Medina.

En el segundo, se trata de Reinaldo Rivero. Aunque el negocio está registrado a nombre de su ex esposa y lo gestiona el hijo de ambos, Reinaldito, él ha puesto el capital con un socio extranjero, no solamente en el bar, sino en la agencia de seguridad que da servicio a los establecimientos del callejón de Espada, en La Habana Vieja.

Doble nacionalidad, cubana y estadounidense, tiene Obel Martínez, dueño del emblemático restaurante La Carreta, en El Vedado, y del bar Mojito-Mojito, en La Habana Vieja.

Pese a que la ley cubana y el embargo de EE UU lo prohíben, por el momento, son varios los emigrados que han abierto negocios en Cuba usando prestanombres de residentes en la Isla y, en algunos casos, en asociación con autoridades locales. A ellos parece aferrarse el régimen como salvación para su desastrosa economía.

Se enfrentan, sin embargo, al rechazo de la mayoría de la población, que no puede pagar los precios de esos lugares y que ve cómo la revolución que se hizo para eliminar desigualdades ha terminado siendo una fábrica de nuevas clases sociales.

Quienes durante décadas fueron llamados "gusanos", "traidores" o "contrarrevolucionarios" son ahora la última gran esperanza del régimen para prolongar su agonía.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

También te puede interesar

Lo último

stats