López Obrador y Cuba, una luna de miel que no acaba

México anunció la llegada a su territorio de otros 119 médicos de la Isla a partir de enero

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel. (Presidencia de México)
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel. (Presidencia de México)

La primera intervención pública de este miércoles de Miguel Díaz-Canel fue un mensaje destinado a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador. "Fue muy grato conversar telefónicamente con el hermano presidente López Obrador", escribió en Twitter el mandatario cubano, reiterando "el profundo agradecimiento al pueblo y Gobierno de México por la generosa y solidaria ayuda brindada a Cuba". Ambos expresaron, dice, "satisfacción por el excelente estado de las relaciones bilaterales".

Díaz-Canel no especificaba a qué "generosa y solidaria ayuda" se refería, pero sí constataba un hecho: a pesar de la cordialidad histórica existente entre ambos Estados, nunca han sido tan "excelentes" las relaciones bilaterales.

El último hito es la contratación de 119 médicos cubanos más, según anunció este martes el director del Instituto Nacional del Seguro Social de México, Zoé Robledo, en la habitual conferencia de prensa "mañanera" de López Obrador.

Estos sanitarios llegarán en enero "para prestar sus servicios especializados", dijo Robledo, quien recordó a los 491 médicos adicionales que se encuentran "en 11 estados, en lugares muy difíciles y marginales, y ayudan a dar cobertura todos los días y a todas horas en los nosocomios donde están destacados".

A principios de este diciembre, este diario constató que una de esas zonas para las que se prometió a estos galenos, la inaccesible y violenta Montaña de Guerrero, seguían sin recibir a los cubanos.

Más allá de eso, y de que ninguno de los dos países ha hecho público cuánto dinero lleva gastado México en Cuba desde que López Obrador tomó posesión, el 1 de diciembre de 2018, es patente la afinidad del mandatario mexicano por la Revolución cubana, en discurso y en obra.

Tras su elección como presidente, el tabasqueño dio rienda suelta a ese viejo amor, que, en mitad de la profunda crisis de Venezuela, proveedora de la Isla durante las últimas dos décadas, fue correspondido de inmediato

La luna de miel comenzó en otra luna de miel: la que pasó López Obrador con su primera esposa, la fallecida Rocío Beltrán, en Cuba, en 1979, y siguió con la importación del sistema Sandino de construcción de viviendas –extendido en la Isla tras el triunfo de la Revolución– cuando el hoy presidente era miembro del oficialista PRI y director del Instituto Nacional Indigenista del estado de Tabasco, a principios de los años 80.

Tras su elección como presidente, el tabasqueño dio rienda suelta a ese viejo amor, que, en mitad de la profunda crisis de Venezuela, proveedora de la Isla durante las últimas dos décadas, fue correspondido de inmediato.

Para muestra, la primera visita oficial de Miguel Díaz-Canel tras ser designado presidente: a México, en octubre de 2019.

La cercanía, desde entonces, se ha caracterizado por la polémica y la opacidad. En abril de 2020 comenzaron a enviarse brigadas médicas en apoyo, según las autoridades mexicanas, a la lucha contra la pandemia de covid. Colegios y opinión pública los cuestionó por no estar preparados para afrontar la emergencia sanitaria y trabajar poco. Después se sabría, gracias a las investigaciones de la prensa y la oposición, que su presencia en el país norteamericano costó casi ocho millones de dólares. La propia prensa oficial cubana ha dado la cifra exacta de médicos que envió a México para esa contingencia, entre 2020 y 2021: 1.479.

A pesar de la controversia por esos sanitarios, el Gobierno mexicano se granjeó nuevas críticas por la turbiedad de unas becas para residencias médicas en el extranjero, iniciadas en 2020, cuyo destino final acabaría siendo únicamente Cuba, y por las que México llegó a pagar al régimen un millón de dólares, según reveló en su momento el portal Latinus.

Otro hito fue la presencia de Miguel Díaz-Canel en el estrado presidencial durante los festejos por la independencia de México, en septiembre de 2021, donde incluso se le permitió dar un discurso, algo que nunca había pasado en la historia del país con ningún jefe de Estado extranjero.

El pasado mayo, López Obrador fue correspondido con la Orden José Martí, en su visita oficial a la Isla –uno de los poquísimos países a los que ha viajado como presidente. Para esos días, y durante la Feria del Libro de La Habana, en la que México fue el invitado de honor, se había anunciado la apertura de una sucursal de la legendaria editorial estatal mexicana, el Fondo de Cultura Económica, algo que acabaría sucediendo en agosto, precariamente y sin que, de nuevo, se sepa el monto invertido.

La lista de la solidaridad de la actual Administración mexicana con Cuba incluye el envío de personal de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Secretaría de la Defensa Nacional para ayudar a apagar el gigantesco incendio, en agosto, de la Base de Supertanqueros de Matanzas, y de efectivos de la Comisión Federal de Electricidad tras el paso del huracán Ian, en septiembre, así como la compra de vacunas anti-covid –aún no aprobadas por la Organización Mundial de la Salud–, o la importación de gravilla cubana para la construcción de uno de los proyectos emblema de López Obrador, el llamado Tren Maya, en la península de Yucatán.

El romance, de los que ni mexicanos ni cubanos conocen el costo total, está lejos de terminar.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9